El Vigilante (The Watcher): final explicado y diferencias con el caso real

The Watcher está basado en la historia real de la familia Broaddus cuando compraron la casa 657 de Boulevar en Nueva Jersey

El Vigilante (The Watcher) es el nuevo True Crime ficcionado de Netflix que destaca entre lo más visto esta semana. Además, el creador y responsable de la mini-serie es de nuevo Ryan Murphy, que la he debido saber a poco el triunfo de Dahmer, y quiere rellenar él solito el catálogo entero.

En este caso el True Crime tiene un tono más amable y cómico, a diferencia de lo sórdida y malsana que resulta Dahmer, pero también tiene un final más insatisfactorio. Y todo por una simple razón: es un caso sin resolver y la serie tampoco propina una única solución al misterio, solo juega con las diferentes posibilidades sin concretar nada.

Resumen ‘El Vigilante’

El Vigilante nos presenta a una familia de clase alta recién mudada a una lujosa mansión de las afueras. Lo que parece una casa perfecta y una vida de ensueño, pronto se nubla y se torna en una auténtica pesadilla. Primero, cuando conocen a sus vecinos, que parecen sacados directamente de una película de terror. Y segundo, y más preocupante, cuando empiezan a recibir unas sospechosas cartas anónimas de alguien llamado «El vigilante», que parece obsesionado con la casa.

Las cartas, que comienzan como una anécdota, cada vez van adquiriendo un tono más perturbador y preocupante. Y cuando la seguridad de la familia se ve amenazada, comienzan a investigar quién podría estar interesado en asustarles y cuál podría ser la causa. Desde vecinos obsesionados con mantener la hegemonía del barrio, hasta promotores tratando de comprar la casa a precio de ganga.

the watcher o el vigilante
El dueño de la casa en El Vigilante (The Watcher)

El caso real de ‘El Vigilante(The Watcher)

La serie está basada en un caso real que generó bastante controversia en Estados Unidos en su día y que el New York Magazine publicó en 2018. Donde se relataba con pelos y señales cada paso en la investigación del suceso.

En 2014, el matrimonio formado por Derek y Maria Broaddus y sus tres hijos, se compraron bonita casa en el 657 de Boulevar en Nueva Jersey. Pero antes de mudarse, mientras reformaban la casa, y tras chequear el correo, descubrieron una carta dirigida a «Los nuevos dueños», donde alguien que se hacía llamar «el vigilante» les daba la bienvenida.

«Querido nuevo vecino en 657 Boulevard, Permítame darle la bienvenida al vecindario.«

Pero esa solo fue la primera de muchas cartas que cada vez empezaron a tomar un tono más preocupante. En cada nuevo escrito el «vigilante» añadía nueva información sobre la familia, mostrando así que les acechaba de cerca. De hecho, el autor aseguraba que esa casa había sido vigilada por su familia durante varias generaciones, y que ahora era su turno. Su conexión con ella era tal que incluso se molestaba si los dueños modificaban algún aspecto del interior o el exterior de la mansión.

Casa real del 657 de Boulevar en Nueva Jersey

Los Broaddus cada vez estaban más inquietos y preocupados. Incluso temían por la seguridad de sus hijos, sobre todo cuando las cartas comenzaron a mencionarlos. Contrataron investigadores privados y abogados que intentaran descubrir lo que estaba sucediendo. Pero las cartas no contenían huellas ni pistas suficientes para arrestar a ningún sospechoso.

Aunque sí había varias personas a las que tenían en el radar. Los principales sospechosos eran sus vecinos, los Langford. Sobre todo dos de los hermanos, Michael y Abbey. Primero, porque sus casas colindaban y les permitía una vigilancia casi completa, y segundo, porque llevaban ahí muchas generaciones, como aseguraba. También se investigó al hijo de los antiguos propietarios, aunque tampoco se logró

Pero como la investigación en vez de aclarase, iba cada vez siendo más más confusa, los vecinos empezaron a dudar de que fuera la propia familia la que hubiera ideado todo el jaleo para así conseguir rentabilizar su caso. Lo que hizo que la gente del pueblo les mirara con recelo.

Finalmente los Broaddus vendieron la casa en 2017 a un comprador anónimo por un millón de dólares, frente a los 1,4 millones por lo que la habían comprado previamente. Pero a pesar de que perdieron una importante cantidad de dinero, aseguraron que habían ganado en salud mental y eso lo compensaba.

Diferencias entre la serie y el caso real

La serie recrea algunos de los sucesos originales pero permite licencias creativas para crear mayor expectación. Añadiendo nuevos personajes, dando un tono más sombrío a los que están sacados de la versión real y creando nuevas tramas para rellenar horas.

A continuación os dejamos algunas comparaciones entre El Vigilante y el caso real:

  • La serie habla de un antiguo dueño que también recibía cartas y se volvió completamente loco, perdiendo a su mujer por el camino. En la vida real fueron los Woods los antiguos dueños, y en los 23 años que vivieron ahí no hubo ningún problema.
  • También aparece un dueño anterior, John Grahm, que supuestamente asesinó a su familia en esa misma casa y ahora se encuentra en paradero desconocido. En la realidad este personaje está basado en otra historia completamente distinta. En otro crue trime, en el que John List asesinó a toda su familia. Pero obviamente, en otra época y en otra casa.
  • La trabajadora de la inmobiliaria que acaba comprando la casa, también es ficción. Al igual que la detective involucrada en el caso. Si bien es cierto que contrataron investigadores privados, no se conoce la naturaleza de la relación con sus clientes.
  • Los hermanos Lamberg eran reales, y también eran sus vecinos más cercanos. Pero ni Michael se colaba en su casa, ni ninguno tenía ese extraño aspecto donde parecen recién salidos de una secta. Aunque sí que es cierto que fueron los primeros sospechosos en este caso.
  • Y finalmente, sí es cierto que en ambos casos los protagonistas acaban vendiendo la casa. Aunque el dinero por el que la compraron y vendieron tampoco coincide entre la vida real y la ficción.
  • Por cierto, en la vida real no se conoce al nuevo comprador de 657 de Boulevar Street. En la serie sí vemos a la nueva familia que se acaba de mudar.
Los hermanos Lan

El final explicado de ‘El Vigilante’

Aunque al final el matrimonio decide vender la casa, hay algo que sigue atrayéndoles una y otra vez a la mansión, como una fuerza sobrenatural que les impide dejarla por completo. Y no solo a ellos, sino cada persona que ha vivido en esa casa acaba teniendo la misma relación con ella. Da igual dónde vivan ahora, una vez que el 657 de Boulevar Street entra en ellos, nunca sale.

En la vida real no se llegó a saber quién era realmente The Watcher. Y en la serie tampoco dan una solución, sino que presentan una serie de posibilidades sin concretar nada. Este es el motivo por el que algunos han acabado descontentos con el final de The Watcher.

Aunque la serie está más preocupada en que veamos la relación de cada persona que vivió allí con la casa, que en la de encontrar al escritor de las notas. Convierte a la mansión en un personaje más, e intenta contar las conexiones de cada protagonista con ella.

Lo que sí sabemos es que Netflix ya ha confirmado una segunda temporada y que de nuevo Ryan Murphy estará a cargo del proyecto. De momento no sabemos sí continuarán con este caso, o si nos mudaremos a otro barrio. Pronto os contaremos las noticias que nos lleguen al respecto.

De momento también podéis leer sobre otras series de Netflix:

Foto del autor
La Claqueta Metálica
Web de cine y series. Síguenos también en nuestras RR.SS.

Deja un comentario