Crítica de «Personal Shopper»

| por

«Personal Shopper» es una película diseñada para vestir a su protagonista.»


«Personal Shopper» queda definida a la perfección por su cartel promocional. En él aparece Kristen Stewart sentada sobre una cama mal hecha y con una manta vieja, pero la protagonista lleva a su vez un vestido de diseño y aparece colocándose unos zapatos tan caros como elegantes que curiosamente le quedan a la perfección. La cara de Kristen es desconcertante, parece triste y preocupada a la vez.  Y la iluminación crea un aura misteriosa sobre la que se desarrollará la trama. Una imagen llena de contrastes y tan perturbadora como desconcertante, eso es «Personal Shopper».

Una joven estadounidense, Maureen (Kristen Stewart), viaja a París para cumplir la promesa que hizo a su hermano fallecido, el cual estaba convencido que ambos eran mediums: tratar de comunicarse con él y así demostrar la existencia de otro mundo después de la muerte. Para poder mantenerse en la ciudad europea aceptará ser personal shopper de una mujer mediática.

personal shopper
Mejor sensación del mundo, quitarse los zapatos tras una fiesta

Un personal shopper se ocupa de elegir y ayudar a su cliente a completar su fondo de armario. Son los encargados de cubrir la imagen de ota persona, y diseñar su estilismo. Por eso el oficio del que Olivier Assayas ha dotado a la protagonista es tan importante para entender la película, que hasta el propio título le rinde homenaje.

Nuestra protagonista, es una chica introvertida, callada, triste y con un trauma reciente. No encuentra su lugar en el mundo y tras la muerte de su hermano esa sensación se acrecienta. Ella elige el vestuario de los demás; tiene gusto y estilo, sin embargo no es capaz de llevarlo a su propia vida utilizando prendas que se alejan de cualquier moda. No le gusta su vida, ni siquiera le gusta la persona que es; por eso cuando se pone los vestidos que elige para su jefa siente alejarse por un momento de sí misma y sentimientos contradictorios desde culpa a excitación por lo prohibido surgen en ella.

personal shopper
Cuanto más acelero, más calentita me pongo

Aunque el envoltorio nos de otra impresión, el suspense y lo sobrenatural juega un papel crucial en esta película que nos habla de la pérdida y el cambio. La película consigue generar un ambiente de tensión que la favorece en conjunto. De hecho es uno de sus mayores atractivos, y uno de los motivos por los que engancha y no decepciona. Si ya el personaje es extraño, esa sensibilidad por lo sobrenatural de la que habla, le aleja más del mundo y de la realidad.

«Personal Shopper» nos mezcla por un lado la historia de fantasmas, y por otro la relacionada con la propia personalidad y problemas de la protagonista.  Los momentos se entrelazan y aunque no consigue llegar a ser una gran obra, nos muestra algo diferente y contado de una forma peculiar y única. En definitiva «Personal shopper» es una película diseñada para vestir a su protagonista.

Podéis leer el análisis de la película [Con Spoilers] en el enlace.

3 claquetas

Comparte el artículo si te ha gustado

Deja un comentario