Análisis de ‘Personal Shopper’ [Contiene Spoilers]

| por

Con nuestra crítica (podéis leerla en el enlace) ya dejamos claro que Personal Shopper no era una película convencional ni estaba dirigida a todo el público. Pero además su final nos lleva a reflexionar sobre qué hemos estado viendo desde el principio.

¿EXISTEN LOS FANTASMA?

Para entender la película vamos a comenzar con la frase final que dice la protagonista justo antes del fundido en negro “¿Eres tú o soy yo?». Unos segundos antes parece que había logrado contactar finalmente con su hermano muerto, y a través de un código de golpeo se había comunicado con él. Pero con esa última frase nos damos cuenta que NO, que efectivamente no es su hermano, que no hay nada paranormal en su vida, y que el contacto no ha logrado llevarse a cabo. Es ella, su imaginación, la que ve apariciones fantasmales en casa, ve vasos que vuelan y escucha ruidos donde no los hay. Siempre ha sido ella y parece que en el último momento logra darse cuenta.

Pero no nos quedemos en el final, echemos la vista atrás y analicemos los momentos más relevantes y confusos de la película. ¿Por qué nosotros, los espectadores, también vemos los fantasmas, los vasos flotando y oímos el ruido si e verdad nada es real? Pues simple y llanamente porque toda la película está contada desde el punto de vista de ella, y nos trae a la gran pantalla lo que ella ve o cree ver. Incluso la escena del vaso de agua en la que ella está de espaldas sentada en el jardín, lo que vemos igualmente es lo que está imaginando.

personal shopper 111
Ni vampiros, ni hombres lobo. En Crepúsculo todos eran «fantasmas».
¿QUIÉN ES EL ASESINO?

¿Y qué pasa con los mensajes de texto? ¿Quién hay detrás del móvil?  Pues este no es otro que el amante de su ex-jefa, el verdadero asesino que intentará incriminar a nuestra protagonista haciéndola sospechosa de la muerte. Recordemos la escena  que comparten Kristen y el asesino cerca del comienzo de la película, donde la joven  pone en conocimiento del hombre su motivo del viaje a París, y su sensibilidad sobrenatural. Él se aprovechará de esa información para confundirla haciéndole replantearse sus poderes paranormales, e incluso alterar pruebas (que duerma en la casa de su ex-jefa e incluso que se pruebe la ropa de su clienta).

Esta duda sobre quién es el verdadero asesino, nos la aclara Olivier Assayas, el director, con una escena. Recordemos que poco después del asesinato, Kristen recibe un mensaje para que vaya a una habitación de hotel. En ese mismo hotel ocurren dos escenas a la salida prácticamente iguales, diferenciadas por un pequeño detalle. En una de ellas se ve al asesino real saliendo del hotel. En la otra se ven las puertas abriéndose por arte de magia como si de un fantasma se tratara. Una sin duda es el punto de vista de ella, que sigue pensando que la persona tras el teléfono es un fantasma. La otra es la escena real lo que realmente ha sucedido. Dos escenas que nos ayudan a aclarar el desenlace. El asesino es el amante.

personal shopper
Como molo
¿QUÉ LE PASA A MAUREEN?

Es curioso como la protagonista se obceca en no creer lo que realmente está ocurriendo. Tras los mensajes en el móvil, ver en su casa las bolsas de Cartier, las notas escritas a mano, incluso la indiscutible detención del verdadero asesino, ella sigue sin atar cabos. Y lo que es más curioso, eso conlleva que los espectadores tampoco los unan. ¿Por qué sucede esto? Porque sin lugar a dudas ella lo necesita, necesita creer que hay algo más, necesita estar en contacto con su hermano y su frustración, su infelicidad, y sus ganas de huir de si misma le lleva a ese mundo sobrenatural. Pero en la escena final parece reaccionar y una racionalidad repentina nos desvela los trucos de la película:

 ¿Eres tú o soy yo?

Enlace a la crítica de Personal Shopper.

Comparte el artículo si te ha gustado

3 comentarios en «Análisis de ‘Personal Shopper’ [Contiene Spoilers]»

  1. El estrés postraumático, explicado en las ciencias médicas, lo sufren personas que han pasado por una fuerte crisis emocional, lo cual puede afectar su raciocinio. La persona en este estado puede vivir sensaciones alucinatorias como si fueran reales y aunque su psiquis intenta negarla al mismo tiempo abre paso a una especie de esquizofrenia que obviamente precisa de tratamiento. La
    clave está al final de la película, en la pregunta de si eres tú o soy yo. En el fondo el personaje no ha aceptado la muerte de su hermano y piensa que indirectamente está en todas partes, con la posibilidad de comunicarse; esta mente alterada espera oír ruidos y los oye, espera ver algo y lo ve. Ocupa lo racional que le queda concentrándose en su trabajo como asistente de
    compras y no es capaz de detectar las indirectas que se deducen de la actuación del ex novio de su jefa, hombre que trama matar a la mujer que lo dejó y prevé involucrar a la muchacha en el crimen, creando el misterioso personaje que le envía anónimos mensajes al celular. Y hay más en el enredo: ¿qué decir del amigo que se comunica con ella a través de la computadora? Devuelvan un poco la cinta a esos momentos y analicen las frases que dice, por ejemplo «no hay nada después de la muerte» haciendo énfasis en que ella no conseguirá lo que espera, que es comunicarse con su hermano. ¿Fue alguien que murió hace tiempo y ella lo emplea en su mente para indicarse a sí misma que nada de eso es posible? Porque cuando ella finalmente decide reunirse con él en la cabaña de la montaña, resulta que no está y aparentemente ha dejado una nota. Ese personaje inexistente es el que nos lleva al desenlace final, pues en en sitio, precisamente ahí, vuelven los ruidos y las sensaciones de algo extraño. ¿Esta eso ahí como parte de la esencia del amigo muerto, porque evidentemente no es el espíritu de Lewis? ¿O sencillamente ese caudal paranormal está presente porque simplemente lo lleva ella en su mente? ¿Es también el amigo de la computadora creado imaginariamente por ella? La respuesta parece estar en que ella ha estado usando la computadora de su jefa, y esta portátil necesita ser actualizada como lo indicó aquella en la nota que dejó, pues la misma no ha estado funcionando.

Los comentarios están cerrados.