Análisis de ‘La favorita’ [The favourite]: Explicación del final con spoilers

| por

análisis de 'la favorita 'the favourite' explicación del final con spoilers


Tras sorprendernos el año pasado con una de sus propuestas más perturbadoras, ‘El sacrifico de un Ciervo sagrado’, Lanthimos vuelve a impregnarnos con su atmósfera inquietante y retorcida, pero esta vez buscando una finalidad mucho más allá de la simple provocación, regalándonos con ‘La favorita’ una joya única y personalizada que brilla de principio a fin. Una película de época y con un guion inspirado en hechos reales, donde tres mujeres, cada una con una con un objetivo distinto, entrecruzarán sus caminos y sus propósitos transformándose en aliadas o enemigas dependiendo de lo que su movimiento requiera. Una partida de rol que cada una jugará con la astucia que le deparen sus habilidades y con el papel que les haya tocado por herencia.

Lanthimos usa una y otra vez el ojo de pez para enmarcar los planos, un recurso con el que nos convierte a los espectadores en mirones del juego, en cotillas  de la corte, transformando el palacio en un tablero donde cada casilla está al descubierto para que no nos perdamos ningún movimiento. Nos abre cada uno de los salones, de las habitaciones, la cocina o incluso los pasadizos secretos. Nosotros nos dedicamos a observar, sin juzgar, solo disfrutando de los enredos, las traiciones, las mentiras y los acuerdos. Todo a base de decisiones y movimientos de las tres protagonistas, a veces buenos y otras veces erróneos, pero donde el azar o la suerte no tiene cabida.

LA HISTORIA REAL DETRÁS DE  LA FAVORITA

Como ya hemos comentado, la historia en la que está basada ‘La favorita’ es hasta cierto punto real. Ana de Inglaterra fue la última Estuardo que estuvo en la corona. Además se convirtió en la primera reina de Gran Bretaña, pues bajo su mandato se uniendo Irlanda, Escocia e Inglaterra. Tal y como cuentan en la película estuvo embarazada en 17 ocasiones, pero solo cinco nacieron con vida y ninguno pasó de los 11 años. Cada vez que perdía un nuevo bebé acababa comprándose un conejo como forma de mitigar el dolor por la pérdida.

Pero esta curiosidad no fue lo único por lo que sería conocida, pues también fue polémica por su vida amorosa. Se comenta que mantuvo una relación con su mejor amiga y consejera, Sarah, la cual durante el tiempo que estuvo en palacio, además de ser la amante de la reina, decidía activamente en los asuntos de estado, siendo considera astuta, inteligente y con ansias de poder, cualidades que la propia Ana no poseía. Pero no fue la única mujer a la que se relacionaría con la reina, pues también se vio influida por los encantos de una de sus sirvientas, que a la vez fue el desencadenante de la ruptura con Sarah. Finalmente murió a los 49 años víctima de la gota, una dolencia que le acompañó gran parte de su vida.

análisis de 'la favorita 'the favourite' explicación del final con spoilers
Ana de Inglaterra y Olivia Colman interpretándola en ‘La Favorita’ [The favourite]

TRES MUJERES, UN MISMO JUEGO

Y son estas tres mujeres,  inspiradas en la vida real de Ana de Inglaterra, en las que se basa  ‘La Favorita’ para crear a sus tres protagonistas. Y curiosamente ninguna de ellas es la favorita. O al menos no de forma intencionada. Porque cada una tiene sus ventaja y desventajas a la hora de jugar sus cartas, y las observamos a las tres, sin posicionarnos a su favor o a su contra, sino comprendiendo y entendiendo cada movimiento que hacen sobre el tablero.

Por un lado el retrato que hacen de la reina Ana es simplemente magistral. Una mujer que no está preparada para el puesto que la ha tocado vivir y que tampoco ha logrado superar los 17 niños que ha perdido. Se mueve por el palacio con la certeza de saber que es la reina pero con la incomodidad de que todos a su alrededor la juzgan y se ríen de ella, sintiendo vergüenza y rabia a la vez. Y vemos cómo busca desesperadamente esas muestras de atención y cariño en Sarah primero y en Abigail después. Una mujer que tiene el poder pero ni la inteligencia ni el carisma para gobernar.

Sarah por el contrario es una mujer inteligente y perspicaz, con el temperamento para gobernar un país pero sin el poder para hacerlo. Aunque sabe que la reina es manipulable y mientras esté a su lado puede influir en sus decisiones. Por lo que consigue guiarla y manejara a su antojo, valiéndose de los sentimientos que la reina tiene por ella para hacer que coma de su mano. Sabiendo a la perfección que si le da la atención que Ana tanto precisa, ella a cambio consigue ese poder que tanto desea. Sarah tiene la inteligencia para gobernar, pero carece del poder.

Finalmente tenemos a Abigail. Una dama venida a menos que comienza siendo la sirvienta de la reina. Pero ella, negándose a aceptar su nuevo estatus social, luchará para ascender de posición dentro de la corte. Por lo que se las ingenia para pasar de simple sirvienta, a ayudante de Sarah, más tarde a amante de la reina y finalmente a una dama con asignación y hueco en palacio. Ella se vale de su carisma, amabilidad y su engañosa inocencia para que evitar que vean en ella una potencial amenaza. Y aunque Sarah se deja impresionar por las mismas cualidades que ve en ella misma, sabiendo que tiene más aspiraciones, la que al principio parecía que sería su mano derecha acaba convirtiéndose en su contrincante y enemiga. Pero aunque Abigail tiene el carisma y la ambición, desde luego no tiene ni nunca tendrá el poder.

análisis de 'la favorita 'the favourite' explicación del final con spoilers
Emma Stone, Olivia Coldman y Rachel Weitz en ‘La favorita’ [The favourite]

¡QUé EMPIECE LA PARTIDA!

Tanto Ana, Sarah como Abigail tienen aspiraciones muy diferentes. El problema es que para conseguir sus objetivos en ocasiones tendrán que ser aliadas y otras contrincantes, y el poder cambiará constantemente de manos sin ser muy conscientes las unas del papel que desempeñan las otras en cada  momento. Al principio todas remarán en la misma dirección: la reina consigue su atención, Sarah su poder y Abigail su posición. Pero pronto las cosas comenzarán a cambiar, pues mientras que Abagail  consigue más favores por parte de la reina, Sarah comienza a tener menos poder en el trono. Y cuando Sarah trata de recuperar es poder,  Abigail pierde los favoritismos de la reina. Lo que está claro es que no pueden ganar todas; por lo que usarán sus cartas y  habilidades para ganar cada ronda.

Lo curiosos es que ninguna es buena ni mala, no son heroínas ni villanas, sino roles con fortalezas y debilidades que tratan de ganar la partida. ‘La favorita’ equilibra muy bien a sus tres protagonistas para que no nos posicionemos descaradamente con una de ellas. Sino que las deja moverse por el tablero , mientras nosotros simplemente observamos . De hecho la única amenaza o ‘enemigo’ es Harley (Nicholas Hoult) que mueve los hilos donde la sombre, como un ‘master’ que hace que el juego comience y logra poner a las tres mujeres en contra.

análisis de 'la favorita 'the favourite' explicación del final con spoilers
Emma Stone y Olivia Colman en ‘La Favorita’ [The favourite]

LO IMPORTANTE ES PARTICIPAR

Pero como toda partida de rol finalmente acaba. ¿Y quién gana en ‘La favorita’? Pues el plano final despeja las dudas. Con Sarah fuera del tablero, expatriada y sin volver a tener ningún contacto con la reina, vemos a Abigail cómodamente sentada en la silla mientras aplasta a uno de los conejos, con el regocijo de tener el poder de hacerlo. La reina la observa, y en seguida le llama con las excusa de que le rasque la pierna, escogiéndola del pelo de forma brusca y descarada, dejando claro quién es la que está por encima en cada momento. Y es cuando Abigail ve en el suelo, arrodillada ante la reina, mientras la obedece sublevada a sus deseos. Entonces Lanthimos nos sorprende con una última imagen, donde la cara de la joven y la de la reina comienzan a fusionarse junto a las de los conejos, recordando que por mucho que hayan cambiado las cosas, el papel que cada una desempeña es el mismo. Para darnos finalmente cuenta de que nadie ha ganado en verdad esta partida. La reina ha perdido al amor de su vida, Sarah ha perdido su poder y Abigail siempre estará al servicio de alguien más.

 

Comparte el artículo si te ha gustado