Crítica de ‘Mañana empieza todo’

En ‘Mañana empieza todo’ el optimismo corre a raudales, recordando que nunca debemos perder la magia en nuestras vidas.


No todo el mundo está preparado para ser padre. Y menos si un día aparece una mujer diciendo que la hija que tiene entre sus brazos es tuya, y además huye dejándote al bebé, una bolsa de pañales y un biberón en la mochila. Pero es precisamente así como comienza ‘Mañana empieza todo’, haciendo que la vida de Samuel cambie drásticamente, cuando su responsabilidad va más allá de conquistar a una chica en el chiringuito de playa.

‘Mañana empieza todo’ se trata de un remake Mexicano por título ‘No se aceptan devoluciones’ que fue un éxito en su país de origen. En esta ocasión la acción se traslada a Francia e Inglaterra, en una producción francesa que nos trae a un hombre que de la noche a la mañana se hará cargo de una niña a la que desconocía por completo. Pero que con la madre en paradero desconocido, decide transformar su vida por el bien del bebé y sacarla adelante como puede.

mañana empieza todo
«La estatua» Estrategias para que un bebé deje de llorar,

No es la primera vez que el cine nos trae la historia de un padre soltero que deberá sacar a su hijo adelante en solitaio. ‘Jack y Sarah’, ‘Mi nombre es Sam’, ‘Un Papa Genial’ o el propio ‘Forrest Gumb’ nos recuerda lo que es capaz de hacer un padre por sacar adelante a sus hijos.

Omar Sy vuelve con un personaje muy parecido al que nos brindó en ‘Intocable’. Pero si bien tenemos la impresión de que  no consigue alejarse del papel, también da la sensación de que el personaje le funciona y se ha hecho un hueco en la gran pantalla vendiendo entradas con su nombre. Aunque si hay alguien que destacar en la película es a la pequeña Gloria Colston, que se desenvuelve con maestría dejando claro que a pesar de ser tan solo una niña, los focos llevan su nombre.

mañana empieza todo foto1
Esta niña se desliza como tus lágrimas viendo la película.

La película trata del salvar el drama con comedia, ritmo y momentos entrañables. La relación del padre y la hija es lo mejor de la película, la complicidad entre los actores ayuda a crear esa conexión tan palpable en la pantalla . Y transforma al hombre juerguista y despreocupado, en un alguien cariñoso y atento y sacrificado.

No estamos ante algo novedoso, ni imprescindible, pero sí que es un producto entretenido y sobre todo emotivo. Conseguirá que el público ría y llore a partes iguales. La emoción está servida con ingredientes pensados y diseñados para sacar las lágrimas a los espectadores desprotegido por los toques de humor. En ‘Mañana empieza todo’ el optimismo corre a raudales, recordando que nunca debemos perder la magia en nuestras vidas.

3 claquetas

Comparte el artículo si te ha gustado

Deja un comentario