Crítica de «Land of mine»

La guerra no acaba cuando finaliza la batalla. No importan los acuerdos ni los tratados, hay secuelas que resultan inevitables. Y la mayor de todas ellas, es el odio. El odio a un enemigo. El odio al que te arrebató tus tierras y se llevó a tus seres queridos. Un sentimiento tan profundo, que muchas veces nos acompaña el resto de nuestras vidas.

“Land of mine” nos trae una historia novedosa en el cine. Y es que, pese a que la segunda guerra mundial se ha visto reflejada centenares de veces, en pocas ocasiones hemos podido ver lo que ocurrió exactamente tras su final. En este caso, nos cuenta la historia de una costa de Dinamarca a la que, tras su rendición, fueron enviados multitud de soldados alemanes. Para desactivar las minas que allí quedaban enterradas.

land of mine
-Querido soldado, te quiero.

Los protagonistas de estas expediciones eran, en su mayoría, unos simples niños. A los que las crueles circunstancias de la guerra habían llevado obligados al frente. Acusados de defender unos valores que casi ni comprendían, se verán obligados a arriesgar nuevamente sus vidas en las tareas de desactivación. Mientras sueñan con volver a casa, y tratar de retomar una vida normal.

La palpable tensión que rodea a la cinta es, sin duda, uno de sus mayores atractivos. La angustia de saber que, en cualquier momento, una mina puede arrebatarles la vida a algunos de los protagonistas. El miedo a vivir rodeado de gente que al mirarte no ve a una persona, sino a un enemigo. Gente que, tras tanto dolor sufrido, solo puede pensar en cobrarse venganza.

land of mine 2
El buscaminas, versión real. Igual de aburrido.

Una historia novedosa bien dirigida e interpretada, merecedora de premios y nominaciones que nos muestra un cine danés nunca visto.  Sin duda una recomendación; no como película bélica, sino como drama que refleja la condición humana con sus virtudes y defectos.

“Land of mine” nos muestra, a través de su historia, lo deshumanizadora que puede llegar a resultar la guerra. Marcando de por vida a generaciones enteras, que nunca más podrán ver a la persona que se esconde más allá del uniforme. Generando un odio tan atroz que sigue arrebatando vidas incluso cuando las balas ya han dejado de hacerlo. Porque la guerra no acaba cuando finaliza la batalla.

puntuación de 4 sobre 5

Foto del autor
La Claqueta Metálica
Web de cine y series. Síguenos también en nuestras RR.SS.

Deja un comentario