Crítica de «El fundador»

| por

¿Cuándo fue la última vez que comiste en un McDonalds? ¿Hoy ? ¿Ayer? ¿Esta semana? ¿Este mes si sigues una dieta más estricta? Todos conocemos la cadena de comida rápida más famosa del mundo. Pero lo que desconocemos en su origen, su fundación y seguramente la mayoría de sus ingredientes.

«El fundador» nos trae la posibilidad de conocer al menos dos de ellas, mediante la historia de Ray Kroc y los hermanos Richard y Maurice McDonald. Y como un comercial de poca monta, ve una oportunidad de negocio en un restaurante de comida rápida donde la productividad y el tiempo se exprime al máximo, decidiendo así expandir una idea que no es suya. Una historia donde la inteligencia, el talento y las buenas ideas se ve mermado por la avaricia, codicia y el reconocimiento.

el fundador1
Queda inaugurada la Obesidad Infantil

Michael Keaton está sobresaliente en una película donde el personaje y la narración comparten carácter. Una historia que contada de otra forma podría haber sido un auténtico drama , pero en la que Keaton sabe llevar a su terreno a los espectadores. Interpretando a un personaje al que conoces desde el principio, pero no sabes de lo que es capaz hasta el final.

La historia fluye sin problemas a lo largo de la película, contada de un forma atractiva y dinámica sin perder detalle de la creación de todo un imperio. Un imperio que hoy nos encontramos en cada esquina, pero que en 1940 solo estaba San Bernardino (California), y cuyo modelo sirvió de ejemplo para la mayoría de cadenas de comida rápidas que conocemos hoy en día.

el fundador 2
– Espera un segundo, que se me ha quedado un millón de dólares entre los dientes.

El cine no hace justicia, pero ayuda a contar una historia que sino habría pasado desapercibida entre kilos de patatas fritas y litros de cocacola. Una película que no pretende que reflexiones, sólo te sirve los hechos, presentándotelos de forma atractiva y rápida en un envoltorio atractivo donde lo importante es el contenido y cuya digestión dependerá de ti mismo.

Comparte el artículo si te ha gustado

Deja un comentario