Crítica de Green Book: viaje a la América profunda con Viggo Mortensen y Mahershala Ali

Green Book. Así se llama la nueva película de Peter Farrelly (Algo pasa con Mary, Dos tontos muy tontos), basada en hechos reales que relata los dos meses que el  reputado músico de jazz afroamericano Don Shirley (Mahershala Ali) y su chófer italianoamericano Tony Lip (Viggo Mortenssen) estuvieron viajando durante una de sus giras por el sur de Estados Unidos. El nombre no está puesto al azar, pues Green Book era precisamente como se conocía a la ‘guía de viajes para el motorista negro’ que les permitía viajar de forma segura por el sur de EEUU durante la segregación racial, señalando qué establecimientos eran «adecuados» para ellos.

A través de este viaje por la América profunda descubrimos el racismo tan arraigado en los años 60 en Estados Unidos, donde la segregación racial estaba en cada esquina. Desde hoteles a restaurante llegando incluso a descubrir pueblos donde quedaba instaurado el ‘toque de queda’ solo para personas de color.

Pero el racismo no lo vemos solo en el exterior, sino también en el protagonista, un italoamericano de clase baja que acabará como chófer de un rico afroamericano, pero con cierta reticencia a servirle simplemente por su tono de piel. Con el paso del tiempo y de los días, lo que comienza como un contrato laboral lleno de espesuras y dificultades, acabará por convertirse en una amistad que rompe barreras y que deja los prejuicios a un lado.

green book 3
Don Shirley (Mahershala Ali) y Tony Lip (Viggo Mortenssen) en green Book

Green Book es una ‘feel good movie’ agradable y bienintencionada que conecta desde el primer momento con le público. Es divertida y amena, pero también sabe cuándo tiene que ponerse intensa para resultar efectiva. Una película que conoce la fórmula para triunfar y la sigue al detalle, convirtiendo además cada escena en una lección.

Pero no nos engañemos, no es una película que sirva para cambiar las cosas y mucho menos como contrataque a la ola de racismo reciente que se está apoderando de occidente, donde quizás no exista el ‘Libro verde’ pero hay otros ‘muros’ que se están levantando. En verdad la película se centra e la amistad de dos opuestos,  pero el verdadero racismo siempre lo ven a través del cristal del coche sin meterse más allá de la simple observación.

green book 2
Don Shirley (Mahershala Ali) y Tony Lip (Viggo Mortenssen) en green Book

Lo mejor de ‘Green Book’  son los dos actores protagonistas y la química surge entre ellos. Viggo Mortensen está estupendo e irreconocible como Tony Lip, un italoamericano parlanchín y caradura con un  comportamiento brusco y rudo. Mahersala Ali completa el dúo interpretando al Don Shirley, un estirado músico afroamericano que vive en su propia burbuja de clase alta pero a la vez limitado por su color de piel. Ambos cambiarán su percepción del otro y su amistad se irá construyendo y reforzando a través de los kilómetros.

‘Green book’ es una película sobre la amistad que rompe barreras y destruye prejuicios. Una road movie entrañable de la que es inevitable salir con una sonrisa.3-5


Comparte el artículo si te ha gustado