Crítica de ‘Déjame salir’

“Déjame salir es una película divertida y con aspectos originales. Pensada para disfrutar sin mayores pretensiones»


Conocer a los suegros puede ser, de por sí, una experiencia aterradora. Si encima eres negro y ellos viven en un barrio pijo de blancos, el nerviosismo resulta aún mayor. Este es el caso al que se enfrenta Chris en ‘Déjame Salir’, cuando tiene que conocer a los padres de su novia Rose. La situación empeorará aún más al darse cuenta de que hay algo extraño escondido en todo aquello. Y ese ligero nerviosismo, terminará por convertirse en auténtico terror.

‘Déjame salir’ logra colocarnos en el lugar del protagonista a base de hacernos sentir el mismo nerviosismo que él. Y es que si por algo destaca esta película, es por su buena presentación. Capaz de generar tensión e incertidumbre de forma sutil. Sin tener que recurrir a grandes efectos ni escenas de terror, todo mediante pequeños detalles.

crítica déjame salir 1
Lo tenemos negro

Una sutileza que se extiende también a su aspecto crítico. Con la temática del racismo de fondo, la cinta lanza varias reflexiones sobre otro tipo de discriminación. Menos evidente, pero más común, que lleva a la gente a comportarse de forma diferente ante personas de otras razas. Algo que, quizás, tenga más efecto en una sociedad como la estadounidense. Y que sin duda pierde fuerza en países como el nuestro, donde nos costará más vernos identificados con esta situación.

Sorprenden, eso sí, los buenos toques de comedia con los que está aderezada la trama, y que consiguen sostener la película en sus puntos más flojo a base de unas buenas dosis de humor. Dándole un tono ácido pero sin que llegue a perder por completo el tono de incertidumbre. Todo un acierto que ayuda a camuflar en parte sus agujeros de guion.

crítica déjame salir 2
– ¿Seguro que eres Bruno Mars?

Agujeros que, por mucho que se camuflen, no dejan de resultar bastante obvios. Y que dan como resultado una trama divertida y original, pero que no se sostiene demasiado bien por sí misma. Sino que, más bien, lo hace sostenida por la intriga y la tensión que va generando.

‘Déjame salir’ es una película entretenida. Con varios aspectos bastante originales y otros convencionales aunque efectivos. No es una obra maestra, ni reinventa nada. En ese sentido, la forma en la que se le ha promocionado le ha hecho un flaco favor. Y es que, despues de todo, se trata de una película pensada para ir a disfrutar sin demasiadas pretensiones.

3 claquetas

Comparte el artículo si te ha gustado

1 comentario en «Crítica de ‘Déjame salir’»

Deja un comentario