Crítica de ‘AMAR’

“AMAR tiene fallos y  desequilibrio entre partes, pero también  tiene sentimiento, frescura y una forma única e innovadora de tratar un tema con el que muchos podrán identificarse»


¿Quién no recuerda el primer amor? Los nuevos sentimientos, las ganas continuas de pasar las 24 horas con la misma persona, las llamadas telefónicas que se alargan horas y los “te quiero” que se convierten en los guiones del día a día. Pero también recordamos la falta de autocontrol, la dependencia, los celos sin sentido, y ese sentimiento de que es el fin del mundo cuando la relación se acaba. La adolescencia y su hormonas nos juegan una mala pasada, y es que el acto más puros y bello, puede ser a la vez el más egoísta y dependiente, AMAR.

La relación de Laura (María Pedraza) y Carlos (Pol Monen) es la base central de toda la trama. Se quieren, se necesitan y no dudarán en experimentar lo que haga falta para probar que lo suyo es real. Un viaje por el primer amor, lleno de curva, con un camino infinito para ellos, pero que el público sabrá ver cuál es la próxima parada.

AMAR
España, ni en una guerra química dejamos los bares.

La película nos presenta las etapas de este amor, desde los primeros momentos espléndidos y felices  hasta llegar a los más melancólicos y desesperantes. No todas las etapas son igual de creíbles, y da la sensación que algunas ideas quedaban mejor sobre papel que llevándolas a la gran pantalla. A pesar de ello, Esteban Crespo demuestra que no tiene miedo a explorar y probar nuevas fórmulas para el cine español. Y se atreve a contar una historia con una sinopsis sencilla y a la vez emocionalmente compleja. 

Un punto que podía haber dado más juego en ‘AMAR’ es la forma en la que aprovecha la relación de los padres de los protagonistas para hacer comparaciones con la relación de los jóvenes. Los padres de ella separados, y casados nuevamente con parejas con las que no están plenamente satisfechas. Los padres de él, aún casados pero sin ilusión ni pasión en su vida juntos. Por lo que Laura y Carlos ven en su relación algo único, una anomalía que logra dar sentido a sus vidas en un momento crucial de ésta. Pero estos paralelismos, no consiguen culminar de forma efectiva, y se abren caminos que no desembocan en una idea más formada.

AMAR
Natalia Tena recordando su paso por ‘Juego de Tronos’

María Pedraza derrocha frescura y naturalidad interpretando a Laura y disfrutamos acompañando a su personaje a través de este nuevo viaje hacia el autodescubrimeinto y la madurez. Natalia Tena, con menor participación en la película,  está fantástica ejerciendo el papel de madre frustrada que paga con su hija sus propias problemas. Dos mujeres que brillan dentro de la película.

AMAR en una habitación, AMAR en un cafetría, AMAR en el hueco del ascensor. AMAR cuando ni siquiera comprendes lo que es, y la inexperiencia te juega una mala pasada. Pero todos pasamos por eso, y la mayoría volverá a pasar de nuevo con más experiencia, conocimiento y cautela . Una película con sus fallos, sus paralelismos inacabados, sus exageraciones; pero con sentimiento, frescura y una forma única e innovadora de tratar un tema con el que muchos podrán identificarse.

Foto del autor
La Claqueta Metálica
Web de cine y series. Síguenos también en nuestras RR.SS.

Deja un comentario