Análisis de ‘THE PRODIGY’: Explicación del final con spoilers

| por

Análisis de 'THE PRODIGY': Explicación del final con spoilers


El cine de terror ha encontrado en ‘los niños’ un gran tirón para hacernos vivir las peores pesadillas. Y es que se aprovechan de la cara de ángel para que el impacto sea mayor al no encontrar tanta inocencia en sus acciones como la que su fisionomía sugiere. Así es como encontramos niños representando al mismísimo anticristo (La profecía), siendo víctimas de posesiones sobrenaturales (Expediente Warren), encarnando a niños albinos con poderes letales (El pueblo de los malditos) o incluso sin recurrir a lo sobrenatural, representando a pequeños psicópatas con desarrollo precoz (El buen hijo)

En el caso de ‘The prodigy’, más que una posesión, lo que genera el conflicto es la reencarnación. Dos personalidades en un mismo cuerpo que lucharán por hacerse con el control de la situación: la del propio niño y la de un asesino en serie que en el momento de su muerte se reencarna en Miles recién nacido.

¿QUÉ PASA CON MILLES?

Desde pequeño en Miles se observan unas aptitudes poco corrientes: comienza a hablar mucho antes de tiempo, resuelve puzles con destreza y muestra una aptitudes dignas de un genio. Pero también tiene un comportamiento reprochable, una agresividad desbordante y un aura siniestra que altera a sus padres y profesores.

Cuando una noche su madre le graba hablando en sueños y envía su cinta a un experto, descubren que en verdad está diciendo cosas terribles en un idioma que utilizan pocas personas en el mundo, un dialecto húngaro que desde luego no se enseña en los colegios americanos. El experto concluye que lo que está sufriendo Miles es una reencarnación y el espíritu de un fallecido se ha metido en su cuerpo, conviviendo ambas personalidades en el niño. También avisa de que teniendo ya el pequeño 8 años, no queda mucho tiempo para que uno de los dos gane la batalla frente al otro y se quede en el cuerpo definitivamente.

En ese momento tratarán de descubrir quién está detrás de la reencarnación. Hasta que en una sesión de hipnosis logran dar con el nombre. El hombre que está en el cuerpo de Miles es Edward Scarka, un asesino en serie que fue abatido por la policía el mismo día que nació Miles. Scarka mataba a mujeres contándoles las manos como trofeo, un dato de relevancia que aparecerá más de una vez a lo largo de la película de forma significativa.

the prodigy THE PRODIGY ANÁLISIS Y EXPLICACIÓN 3
Miles en ‘The prodigy’ con un ojo de cada color

EL AMOR DE UNA MADRE

La parte humana de la película nos deja una madre lidiando con con una situación tan poco común como desesperante. Al principio frustrada sin entender lo que está sucediendo con su hijo y luego con el miedo de vivir inmersa en una auténtica pesadilla teniendo que dormir al lado de un asesino en serie para también hacerlo cerca de su pequeño. Vemos su impotencia al no saber cómo arreglar una situación que se le escapa de las manos, pero dispuesta a hacer todo por Miles.

La parte sobrenatural en ‘The Prodigy’ se basa en la reencarnación. Esta vez el niño no es el hijo del demonio, ni está poseído por un espíritu o un demonio,  sino que es otro ser humano el que se ha reencarnado en él. En este caso de un asesino en serie de procedencia húngara que en el momento de su muerte renace en el cuerpo de Miles, un bebé en el que comenzarán  crecer dos personalidades, la de Miles y la del asesino. Motivo por el cual tendrá ese desarrollo precoz, las ansias de asesinar, la obsesión pro las manos y un ojo de cada color.

Está claro que el director no estaba seguro sobre cuántas veces era necesario indicar lo de las dos personalidades en Miles por lo que utiliza cualquier excusa para recordarlo una y otra vez. Y quizás ese sea su mayor fallo. Pues su falta de sutileza convierte el misterio en certeza y se olvida de incluir giros de guion que nos sorprendan. En todo momento sabemos lo que nos vamos a encontrar y efectivamente, lo encontramos. Incluso añadiendo escenas sin ninguna carga narrativa, como la fiesta de Halloween cuando el niño se desmaquilla parte dela cara. De nuevo el director nos recuerda que en Miles viven dos personalidades y de nuevo es innecesario. Tampoco los sustos ayudan a generar ningún interés interés. Porque todos van enfocados a lo mismo: mostrarnos al hombre detrás del niño.

THE PRODIGY ANÁLISIS Y EXPLICACIÓN 4
Miles y su madre en ‘The prodigy’

EL CAZADOR CAZADO

Pero si el desarrollo es torpe, el final es una atropello al sentido común. Volvamos a la historia. Una vez ya han asumido lo que le sucede a Miles, tratarán de lidiar con la situación y expulsar al robacuerpos del pequeño, que por ahora parece que estar ganando la batalla. Es entonces cuando la madre decide llevar a cabo la última voluntad del asesino con la esperanza de que cumpliendo su ‘asunto a medias’ deje finalmente el cuerpo de su hijo. Así que decide ser ella misma la que mate a la superviviente que logró escapar ocho años atrás del criminal. Pero en el momento de pasar a la acción se verá incapaz de matar a otra persona. Aunque el pequeño Miles acaba la misión sentándole varias puñaladas mortales a la mujer que  muere instantes después del brutal ataque.

Definitivamente estamos ante un final absurdo, pues la madre está presuponiendo un resultado del que no tiene ninguna certeza y para el cuál debe cometer un crimen. Está suponiendo que si la otra mujer muere el asesino desaparecerá.  Sin embargo estamos  hablando de un asesino en serie y la propia definición deja claro que nunca va a parar de matar y por tanto nunca va a abandonar su misión. Pero además, pensar si quiera en hacerlo ella misma es una auténtica locura. Una decisión de guion que no casa en absoluto con el desarrollo que había tenido el personaje de la madre hasta el momento: siempre prudente, atenta y haciendo caso a los especialistas.

Pero aún así, una vez muerta, la madre corre hacia su hijo  con la esperanza de que vuelva a ser justamente eso, su hijo, sin la presencia del hombre de por medio. Pronto descubre que todos sus temores se hacen realidad. No solo Edward Scarka sigue ahí, sino que es el único que está en su interior, aclarando incluso que el pequeño Miles hace tiempo que desapareció y que le ha estado manipulando para conseguir sus objetivos. En ese momento, desesperada intenta matarlo. Para su desgracia un cazador de la zona la detiene antes de que cometa el crimen; la dispara y mata, mientras Edward Scarka sale intacto de la situación.

crítica the prodigy
Miles en ‘the prodigy’ en la sesión de hipnotimos

CUANDO ECHAR UNA MANO NO ES LA MEJOR OPCIÓN

Si durante el análisis ya habíamos tratado la poca sutileza por parte del director para mostrar esa doble cara de Miles, en el final se luce a lo bestia. Y es que lo señala hasta en cuatro ocasiones. En la primera es el pequeño el que se lo cuenta directamente a su ‘madre’ añadiendo que el verdadero Miles hace tiempo que dejó este mundo, la segunda con la mirada desafiante al abrazar al cazador fingiendo inocencia, la tercera cuando conoce a su madre de acogida y se recrea en un plano fijo de las manos de la mujer y la cuarta, cuando en la habitación a solas se mira a sí mismo en su versión anterior.

‘The prodigy’ comete muchos errores y los repite una y otra vez sin ser consciente de hasta qué punto son  innecesarias muchas de las decisiones que se están tomando. Si la película la habían promocionado añadiendo en el cartel ‘de un productor de ‘El exorcismo de Emily Rose‘, ya podíamos imaginar que no tenían mucho con lo que venderla la público. Pero viendo el resultado es aún más decepcionante descubrir que lo que podía haber sido una curiosa propuesta, no es más que una torpe tv movie violenta.

Comparte el artículo si te ha gustado