«Jurassic World 3: Dominion» y la explicación del final

| por

Jurassic World cierra las puertas

Jurassic World da por terminada su trilogía con Dominion, una entrega final cargada de acción que vuelve a los orígenes para traer Alan Grant, Ellie Sattler e Ian Malcolm y que sirve para cerrar este nuevo capítulo que empezó en 2015 con Jurassic World. La trilogía, a pesar de no tener el encanto de la original, nos ha devuelto la ilusión por los dinosaurios, un sentimiento que ya inauguró Steven Spielberg en 1993 con Jurassic Park. Además, el final nos ha vuelto demostrar una vez más que crear un parque de atracciones con animales extintos sigue sin ser una buena idea.

Pero esta nueva saga no ha querido centrarse únicamente en los dinosaurios y ha seguido abriendo nuevos caminos, en especial con la ingeniería genética. En este artículos desentrañaremos las claves de la última película y explicaremos la razón por la que hay una plaga de langostas gigantes campando a sus anchas, qué es lo que quiere la empresa Byron, quién es realmente el villano y la verdadera naturaleza de Maisie Lockwood.

JUrassic World 3, un nuevo mundo
JUrassic World 3, un nuevo mundo

Lo dinosaurios dominarán la tierra

El final de Jurassic World: El reino caído nos dejaba un camino incierto sobre el futuro de los dinosaurios. Los cuales por primera vez campaban tranquilamente por nuestro mundo, adaptándose a un entorno para el que no estaban diseñados a vivir. Así se nos presenta la nueva realidad: un mundo plagado de dinosaurios, con los que convivir en nuestro día a día. Animales del jurásico en las ciudades, los océanos y en plena naturaleza; mimetizándose con el resto de animales y tratando de convivir con los seres humanos. Dos superdepredadores en una sola época.

Pero esta entrega no trata de hablar de las implicaciones que tendría soltar unas cuantos dinosaurios en un hábitat desconocido . Sino que han querido llevar la historia por otro camino, el de la ingeniería genética tanto en humanos como en otros animales. Y de nuevo tenemos una

Viejos villanos en Jurassic World

El villano nos devuelve a Jurassic Park, donde ya le vimos aparecer por primera vez. Y es que se trata de Lewis Dodgson, un científico que trabaja para BioSyn, la compañía rival de Ingen (la creadora original de los dinosaurios) y que en Jurassic Park compra los embriones de dinosaurio a Dennys Nedry, el informático, es una escena mitiquísima en Costa Rica.

En esta ocasión le vemos como el CEO de Biosyn. Una especie de Steve Jobs lunático sin ningún tipo de ética o moral, que está dispuesto a lo que se para lograr su cometido. Y que bajo esta apariencia de «salvador de los dinosaurios», tiene proyectos más oscuros debajo de las instalaciones de la empresa. Y sí, ese gran secreto son: langostas gigantes.

Dosdgson, un viejo villano
Dosdgson, un viejo villano

El ataque de las langostas gigantes

Es difícil entender que una película que tiene como su mayor producto de valor el propio dinosaurio, haya preferido dedicar tanto tiempo a un insecto como las langostas. Y más que esa sea la excusa para reunir a los protagonistas de la original, desluciendo un homenaje que merecía mucho más. Pero más allá de que el guion hubiera necesitado una vuelta de tuerca, expliquemos por qué tenemos un ataque de insectos gigantes cuando podríamos tener a un Tiranosaurio Rex comiendo gente.

A través de la ingeniería genética, la empresa científica Byosin, que también se ocupa actualmente del mantenimiento y cuidado de los dinosaurios; ha creado unas superlangostas con el fin de atacar los sembrados de la competencia y así hacerse con el monopolio de la producción agrícola. Pero las langostas han resultado ser más resistentes de lo esperado y están arrasando con todo a su paso.

Otro viejo conocido, el científico Henry Wu, quiere tratar de cambiar su ADN para debilitarlas. Pero mientras que cambiar el ADN de una célula es sencillo, cambiar de forma controlada el de todas las células del cuerpo es imposible. Y más si encima quieres que esta mutación se transmita de unas a otras. Por eso necesitará una muestra de ADN de alguien en el que ya se usó esa tecnología años atrás: la niña clon, Maisie Lockwood

La niña clon

En Jurassic World 2 nos presentaban un avance nuevo en ingeniería genética que implicaba directamente a los seres humanos. Así conocíamos a la pequeña Maisie Lockwood, una niña clonada directamente de otro ser humano, en este caso Charlotte Lockwood.

Jurassic World Dominion sigue avanzando en esta trama y nos da más información sobre la hija, sobre la madre y sobre el ADN. De hecho nos cuentan que fue la misma Charlotte la que se clonó a si misma con la única intención de tener una hija sin padre de por medio. Pero esta murió de una enfermedad degenerativa imparable cuando la niña era todavía un bebe. Antes de morir logró cambiar todas las células de su hija/clon, la cual estaba destinada genéticamente a tener la misma enfermedad.

Henry Wu quiere estudiar a Maisie para poder hacer lo mismo con las langostas y así evitar que la plaga sea más catastrófica. Quiere cambiar el ADN de los insectos para hacerlos menos resistente y que eso no genere nuestro fin como especie.

Maisie en Jurassic World 3
Maisie en Jurassic World 3

Un final homenaje

El final es una reunión de las viejas y nuevas generaciones en un semi-parque de atracciones con dinosaurios muy cabreados en cada esquina. Un pequeño homenaje a Jurassic Park que nos deja varias referencias a la original (Ellie apagando el sistema de electricidad, la niña preguntando a Alan Grant que si tiene hijos, la muerte de Dogson…).

Tanto los antiguos como los nuevos héroes de la saga tienen un cometido en común: acabar con las intenciones de Byosin, denunciar lo que han hecho con las langostas y salvar a Maisie. Como no podía ser de otra forma, todos ellos logran sobrevivir, y ni siquiera el Tiranosaus-Rex logra darles caza. El que corre peor suerte es Dogson, que como homenaje, muere de una forma muy similar a como lo hizo Nedri en su día.

La escena final nos da a entender que los humanos, dinosaurios y el reto de especies animales han conseguido una especie de equilibrio en el mundo. Haciendo que la convivencia sea posible. Así cierra la nueva trilogía y así cierra una saga. Aunque nunca hay que despedirse del todo, porque la nostalgia es poderosa y quién sabe si en unos años se les vuelve a ocurrir abrir otro Parque de Atracciones Jurásico.

También puedes leer el Análisis de Jurassic World 2: El reino caído

Comparte el artículo si te ha gustado