Crítica de ‘THE OLD MAN AND THE GUN’: la última película de Robert Reford

| por

‘La última película de Robert Reford’. Así se está vendiendo y publicitando ‘The Old Man and the Gun’. Pero es que la película es mucho más que la última vez que veremos a Robert Reford en la gran pantalla, pues es también un homenaje a su figura, a su talento y a su entusiasmo; es un reconocimiento a su carrera, con guiños a su filmografía y con un personaje hecho a su medida.

La película está basada en la vida real del ladrón de bancos Forrest Tucker. Un hombre que pasó la mitad de su vida en prisión, y eso que logró fugarse en más de una ocasión de la cárcel. Un tipo que a pesar de robar a mano armada jamás disparó la pistola con la que llevaba a cabo sus atracos. Y que no dejó nunca de hacer lo que más le gustaba: robar. La película se centra en los últimos años de su vida, sus últimos delitos, la relación con su tercera esposa y la conexión con uno de los policías que trataba de darle caza.

Robert Reford en 'The old man and the gun'
Robert Reford en ‘The old man and the gun’

Pero como ya hemos dicho, Forrest Tucker solo es la excusa para hacer un homenaje a Robert Reford y a su carrera. Por que qué mejor forma de despedirse de uno de los actores más notables de Hollywood que dándole el papel de un hombre entregado por completo a su oficio, uno al que además se le da realmente bien hacerlo. Alguien al que sus propias víctimas recordaban por su simpatía y talante. En definitiva, un hombre que no pasaba desapercibido.

La película es, al igual que Robert Reford, encantadora y carismática. Además es honesta a pesar de tener a un criminal como protagonistas. Pues nunca engaña al público, a nosotros se nos muestra todo el rato tal y como es, comenzando la película con un atraco, para que sepamos desde el principio con quién estamos tratando. Y en seguida nos conquista con su simpatía y desparpajo, posicionándonos desde el principio a su lado.

Pero Robert no está solo, pues le acompañan en escena Sissy Spacek que interpreta a la tercera mujer de Forrest Tucker y Casey Affleck, como el policía que tratará de detener al ladrón con una insistencia demoledora. Y quizás sea el punto más flojo, la historia personal de este policía, que se presenta como un padre de familia decaído y deprimido que encuentra su propósito vital liderando la investigación para detener a nuestro protagonista. Pero en el que la película se acaba centrando demasiado hasta el punto de romper la atmósfera tan encantadora que se genera cuando aparece Robert Reford en pantalla.

Robert Reford en 'The old man and the gun'
Robert Reford en ‘The old man and the gun’

‘No se trata de ganarse la vida, sino de vivirla’. Ésta es la frase con la que tanto Forrest Tucker como Robert Reford hablan de la devoción por su trabajo. Y nosotros no podemos hacer otra cosa que admirar al segundo, despidiéndonos de él igual que él lo hecho de nosotros. Aunque claro, nunca hay que fiarse de que la pasión no le vuelva a llevar delante de un foco y que aún tenga una as escondido en la manga.

3 claquetas


Comparte el artículo si te ha gustado