Crítica de «Manchester frente al mar»

Tras el fallecimiento de su hermano, Lee Chandler (Casey Affleck) se ve obligado a dejar de lado su vida de conserje y volver a su pueblo natal. Una vez allí, los recuerdos de su triste pasado volverán a acosarle. Sin embargo, al haber sido designado tutor legal de su sobrino, no le quedará más remedio que hacer frente a aquello que un día le hizo huir de allí.

A través de sus protagonistas, “Manchester frente al mar” nos habla de la perdida y de las diferentes maneras que tenemos cada uno de lidiar con ella. Por un lado tenemos a su protagonista, un hombre encerrado en sí mismo y atormentado por el dolor. Por el otro está su sobrino, un joven lleno de vitalidad que intenta continuar con su vida tal y como era antes de perder a su padre.

crítica manchester frente al mar 1
¿Pero éste es o no el niño de Billy Elliot?

Dos formas muy distintas de afrontar la perdida, que alcanzan su mayor semejanza en los momentos de máxima emoción. Cuando sus circunstancias vitales les sobrepasan y, durante unos instantes, dan rienda suelta a sus sentimientos. En esos momentos en los que dejan de reprimirse, es cuando ambos protagonistas se acercan más entre ellos. Y podemos ver como su vínculo se hace más y más fuerte.

Sin embargo, pese al acierto de la película al desarrollar las relaciones entre sus personajes, no trabaja tan bien la relación con el espectador. No hay duda de que las emociones están ahí, entendemos a los personajes y vemos su dolor. Pero, ni las escenas más potentes logran provocarnos un sentimiento a la altura del drama personal que nos están contando.

Es muy posible que la razón de esto sea su mal montaje. Con unos cortes de escena demasiado bruscos, que nos impiden llegar a interiorizar del todo las emociones. Provocando esa diferencia entre el realismo que demuestra su desarrollo, y la falta de empatía que nos produce.

crítica manchester frente al mar 2
Cuando vas por la calle y te confunden con tu hermano Ben

Tampoco ayuda un metraje que es demasiado largo para la historia que trata de contar. No hay tantos elementos en la trama para justificar sus más de dos horas de duración. Muchas de sus escenas son redundantes, o no nos aportan demasiado. Dando la sensación de que se podría haber contado la misma historia en menos tiempo.

En cualquier caso, no podemos negar los aspectos positivos de “Manchester frente al mar”. No deja de ser una película aceptable, con buenas interpretaciones e ideas bien desarrolladas. Sin embargo, resulta inevitable sentir cierta decepción al ver como algunos de sus fallos enturbian lo que podría haber sido una gran película. Dejando un resultado final que, sin ser malo, está lejos de resultar memorable.

3 claquetas

La Claqueta Metálica

Web de cine y series. Síguenos también en nuestras RR.SS.

Deja un comentario