Crítica de «Lion»

| por

Con las nominaciones a los Oscars de 2017 ya anunciadas, empiezan a llegar a nuestras pantallas películas que cuentan con sus candidaturas como mayor reclamo publicitario. Es el caso de “Lion”, con un total de 6 nominaciones a sus espaldas. Entre las que destacan la de mejor película, mejor guion adaptado, y mejor actor y actriz de reparto para Dev Patel y Nicole Kidman respectivamente.

La película nos cuenta la historia de Saroo, un niño indio que con tan solo 5 años se pierde, y queda separado de su familia. Tras los fallidos intentos de volver con ellos, terminará por ser adoptado por una familia australiana. Sin embargo, años más tarde, los recuerdos de estos sucesos volverán a él. Haciendo que trate desesperadamente de buscar su antiguo hogar.

crítica de lion 1
La vida es eso que pasa mientras esperas a que se actualice Windows

Cuando Saroo toma conciencia de su niñez, también lo hace de las enormes diferencias que hay entre su nueva familia y la antigua. Una familia adinerada donde no faltan las oportunidades, y otra pobre que vive en la más absoluta miseria. Una diferencia tan abismal que, pese a que no sea responsabilidad suya, no puede evitar sentirse culpable por todas las ventajas de su nueva vida. Lo que cambia tanto su manera de ser, como su forma de comportarse con las personas de su entorno.

A través de esta historia, “Lion” nos obliga a reflexionar sobre las diferencias que marca el dinero hoy en día. Tener una vida llena de facilidades, o una de lucha constante, es algo que nos viene dictado por el mero hecho de nacer en un sitio u otro. Algo completamente ajeno a nuestro control, e independiente de nuestra valía. Marcado simplemente por el azar.

crítica de lion 2
Teo se va a la India

Esta reflexión es la que da un carácter especial a la película, y lo que logra alejarla del clásico melodrama de un huérfano en busca de su identidad. Si bien es cierto que en algunos momentos cae en los tópicos de este tipo de historias, en general logra huir razonablemente bien de la lágrima fácil. Presentando una historia que resulta emotiva, no solo por su carga dramática, sino por lo bien que desarrolla a sus personajes.

“Lion” nos muestra el lado más duro de la pobreza. Con un inicio muy bien llevado, cargado de momentos emotivos y llenos de fuerza, que nos hace empatizar con el protagonista, y sufrir con él las penurias de su mundo. Tras lo cual, su vida de adulto cobra un sentido mucho más amplio que si se limitasen a contarnos su vida familiar desde el primer momento. Todo un acierto en su desarrollo para, pese caer en algunos clichés, lograr ofrecer una historia más novedosa de lo que su sinopsis prometía.

3-5

Comparte el artículo si te ha gustado

Deja un comentario