Capitán Kóblic

koblic-cartel1

Los “Vuelos de la muerte”, ese era el nombre que se le daba a un cruel método de ejecución de la dictadura argentina, consistente en arrojar a los prisioneros vivos desde aviones que se encontraban en pleno vuelo. Tomás Kóblic (Ricardo Darín) es un veterano piloto de las fuerzas armadas argentinas, que decide desertar para no tomar parte en dichas ejecuciones. Su huida le llevara a esconderse en un pequeño pueblo donde su presencia no tardará en llamar la atención del Comisario Velarde (Oscar Martínez), un oscuro y corrupto policía que pronto comenzará a realizar preguntas sobre el recién llegado.

884814.jpg_gde
«Quien iba a pensar que aún me valdría el traje de la comunión»

La película arranca de forma acelerada, tal vez demasiado, y en seguida nos sitúa a Darín en el pueblo que servirá de escenario para el resto de la cinta. Las buenas actuaciones de los bien elegidos personajes, así como la lograda ambientación, nos harán conocer al pueblo y sus habitantes de manera muy cercana y familiar. Ofreciendo un entorno perfecto para el monumental duelo entre el honorable piloto y el infame comisario.

koblic_100248
-En tu perfil de Tinder decías que tenías 20 años -Bueno, quien dice 20 dice 25…

 Quizás el punto más flojo se trate del guion. El cual, pese a desarrollar bien a los personajes y plantear interesantes dilemas morales, en ocasiones resulta demasiado simplista o incluso frío. Dejando al espectador con la sensación de que tal vez faltó arriesgar más en algunos planteamientos, para dotar a la trama de la profundidad que merecía.

Por contra, el punto fuerte radica en las actuaciones, resultando todas ellas de alta calidad. Desde los secundarios a Inma Cuesta y, por encima de todos, los inconmensurables Ricardo Darín y Oscar Martínez. Los protagonistas de este enfrentamiento entre hombre bueno y hombre malo, cuya interpretación, por si sola, hace que merezca la pena ver la película.

3-5

Comparte el artículo si te ha gustado

Deja un comentario