Rumbos

La vida es un entresijo de carreteras con destinos, cruces y desvíos, que te obliga a tomar decisiones continuamente. Con esta idea parte Rumbos, la nueva película de la directora Manuela Burló Moreno («Como sobrevivir a una despedida»).  La cinta nos muestra como se desarrollan las relaciones humanas a través de varias historias que transcurren a lo largo de una noche en Barcelona; y la forma que tiene cada personaje de afrontar las situaciones que se le presentan.

Una joven  abandonada por su novio, un taxista que trabaja por las noches para estar con su mujer por el día, un camionero enamorado por primera vez a su mediana edad, dos adolescentes despreocupados en un descapotable, una mujer que huye en autobús y dos conductores de ambulancia en puntos muy diferentes de sus vidas son los protagonistas de esta cinta, cuyo hilo conductor es el programa de radio de Julia Otero.

-¿Llevo tres horas arreglándome para cenar en el McDonalds? -Pero Pilar, ha vuelto la McRib

La película está plagada de mensajes y metáforas que no dejarán indiferentes al espectador. Pero quizás el dramatismo con el que se trata la cinta peca de exceso. Si bien es cierto que tiene diálogos muy logrados, se echa en falta más partes cómicas que podían haber mejorado notablemente el resultado; con más toques de humor al estilo de la primera escena.

Tal vez empatizar con algunos de los personajes resulta complicado, debido al estilo de la película, causante de que a cada personaje se le dedique menos tiempo del que es habitual en un largometraje. Sin embargo, no por ello las actuaciones son malas; todo lo contrario, estamos ante actores de élite y se nota. A destacar el gran trabajo de la siempre entrañable Carmen Machi y  la interpretación de Pilar López Ayala, que vuelve a la pantalla grande tras cuatro años.

Pilar después de las McRibs

En definitiva se trata de una buena película, con una idea original y  bien presentada, de la que se puede sacar más de una lección, y con la que todos podemos sentirnos identificados.

La vida son decisiones, a veces buenas y a veces malas; a veces necesitas un tiempo para reflexionar sobre ellas, y otras veces vas tan deprisa que no eres capaz de percibir los peligros. Pero al final lo importante es seguir en la carretera a pesar de lo impredecible de las situaciones; sobreponerte a lo malo y buscar el mejor rumbo. Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero allá donde hay una camino, hay esperanza.

3-5

La Claqueta Metálica

Deja un comentario