Crítica de ‘La Maravillosa Sra. Maisel’ [The Marvelous Mrs. Maisel]: las mujeres SÍ somos graciosas

‘La Maravillosa Sra. Maisel’ le planta cara a cualquiera que piense que el humor es cuestión de género.

Nos situamos en 1970. Una mujer se sube borracha al escenario vestida únicamente con un camisón y comienza a contar su vida. Habla de cómo su matrimonio ha acabado porque el hombre aparentemente perfecto ha decidido de la noche a la mañana marcharse de casa y empezar una nueva vida con su secretaria, convirtiendo sus cuernos en un cliché. También habla de sus hijos, de su madre, de su padre, y de lo que supone ser una mujer y ama de casa judía en los años setenta en Estados Unidos. Explica con todo lujo de detalles cómo se levanta veinte minutos antes cada día para que al despertarse su marido la vea con la mejor cara posible, cómo se mide regularmente los volúmenes de su cuerpo para mantener la proporciones ideales o cómo se desabrocha parte del sujetador para facilitar la labor al manazas de su marido antes de cualquier relación sexual.

Pero lo que aún no sabe mientras cuenta ebria sus problemas familiares, subida en lo que seguramente sea el escenario más cutre dela ciudad de Nueva York, es que en ese preciso momento, con más alcohol en el cuerpo que vergüenza, el papel de mujer y ama de casa perfecta en la que ha trabajado tantos años desaparece, para dar lugar a la cómica y artista, o lo que es lo mismo, a la Maravillosa Sra. Maisiel. Una metamorfosis que veremos forjarse a lo largo de los capítulos.

critica de la maravillosa miss maisiel
La maravillosa Miss Maisiel

Así conocemos a Miriam, o ‘Midge’, el personaje mas carismático y ocurrente de la comedia actual, que sirve para plantar cara a todos esos hombre sin criterio que alguna vez han pronunciado lo de ‘las mujeres no son graciosas‘. Los mimos hombres que impedirán que su ingenio, inteligencia y chispa no sean suficientes para destacar en un mundo que la menosprecia. Pero Midge no parará en su empeño de hacerse un hueco en el escenario para lograr convertirse en la cómica honesta sin pelos en la lengua, que cuenta las aventuras, o mejor dicho, desventuras de su día a día, con la tenacidad y gracia de una mujer que tiene el talento para hacerlo y la luz para deslumbrar delante de cualquier foco.

Pero no estará sola en esta aventura frente a viento y marea, pues habrá alguien a su lado que confíe más en ella que ella misma, su manager. Una mujer con apariencia varonil que trabaja en un bar de mala muerte, vive en un un cuarto donde la cama y el fregadero son vecinos y escapa de lo políticamente correcto más que de los tacones. Dos mujeres aparentemente con nada en común unidas por la comedia. Un dúo que se forja en la primer temporada pero que se consolida en la segunda, mostrando un equipo que luchará salvajemente por hacerse hueco en un mundo que no para de darles golpes.

Las que somos admiradoras de los guiones de Palladino sabemos que en su peculiar universo cada personaje es tan caricaturesco que a pesar de la cotidianidad de su retrato, siempre hace que parezca un ser especial y locuaz, que habla como un relámpago y despliega un ingenio atroz, aunque represente al ser más torpe y ridículo de la tierra. Esto es gracias a que los diálogos son tan deslumbrantes como divertidos. Pero además en esta nueva serie, donde la comedia es el plato fuerte,  Palladino ha encontrado el escenario perfecto en el que sacar todas su cartas, deslumbrando con sus diálogos y también con sus monólogos.

DSC02734.ARW
Imagen de ‘La maravillosa Miss Maisiel’

Y aunque el guion sea su mayor baza, el marco en el que sitúa la serie y la recreación de la época es deslumbrante. Nos introduce en una sociedad de clase alta machista, donde las mujeres sirven como carta de presentación de los atributos del marido. Amas de casa de diseño, criadas y educadas para ceñirse a las necesidades de un hombre. Y no tiene miedo de dar teatralidad y colorido a esa situación. Con cada una de las escenas como una coreografía donde no hay detalle que no esté minuciosamente pensado y con los personajes cubriendo con su vivacidad cada parte del plano.

Si la primera temporada fue una agradable sorpresa, esta segunda a confirmado que estamos ante una de las mejores comedias actuales, convirtiendo Midge en la cómica que queremos ver cada día encima de un escenario. Una serie que no solo destaca por su gracia , sino que le planta cara a cualquiera que piense que el humor es cuestión de género.

4 claquetas


La Claqueta Metálica

Web de cine y series. Síguenos también en nuestras RR.SS.