La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Crítica de ‘La favorita’ [The favourite]: Lanthimos cambia de época pero no de estilo

“La favorita’ es la película más madura y redonda de Lanthimos, que sin perder su marca de identidad ni ese universo retorcido en el que se desenvuelve como nadie, ha sabido buscar una finalidad mucho más allá de la simple provocación.”


Ana de Inglaterra fue la primera reina de Gran Bretaña, pues bajo su mandato se uniendo Irlanda, Escocia e Inglaterra; pero a la vez fue la última de los Estuardo en la corona. Y es que a pesar de quedarse embarazada hasta en 17 ocasiones, solo cinco nacieron con vida y ninguno pasó de los 11 años. Cada vez que perdía un nuevo bebé acababa comprándose un conejo como forma de mitigar el dolor por la pérdida. Pero esta curiosidad no fue lo único por lo que sería conocida,  pues también fue polémica por su vida amorosa. Se comenta que mantuvo una relación con su mejor amiga y consejera, Sarah, la cual durante el tiempo que estuvo en palacio, además de ser la amante de la reina, decidía activamente en los asuntos de estado, siendo considera astuta, inteligente y con ansias de poder, cualidades que la propia Ana no poseía. Pero no fue la única mujer a la que se relacionaría con la reina, pues también se vio influida por los encantos de una de sus sirvientas, que a la vez fue el desencadenante de la ruptura con Sarah.

Una verdadera historia de intrigas palaciegas, amores prohibidos y truques de poder que Lanthimos ha visto como una gran oportunidad de llevar al cine. Así es como el director de Canino, Langosta y El sacrificio de un ciervo sagrado, firma con ‘La favorita’ quizás su película menos personal (él no ha escrito el guion), pero si la más madura y redonda, sabiéndose centrarse en el tema principal sin desviarse del cometido, hablando de la lucha de cada una de las tres protagonistas por conseguir sus propósitos en un lugar y en una época donde no lo tienen nada sencillo.

crítica la favorita (the favourite) lanthimos
Emma Stone en ‘La favorita’ de Lanthimos

Pocos imaginábamos que Lanthimos se lanzaría en su cuarto gran proyecto a hacer una película de época. Y  menos que estaría basada en hechos reales. Pero viendo ‘La favorita’ podemos confirmar que se respira el cine de director griego constantemente, dejando su sello en cada personaje y marcando su peculiar estilo en cada escena.  Uniendo el drama y la comedia con escenas perturbadoras y políticamente incorrectas. Exagerando a sus personajes y dotándoles de un sentido del humor negro y amargo; haciendo que lo cotidiano se vuelva obsceno y lo natural incómodo. Y todo en un escenario de cuento, con un diseño de producción espectacular, que nos invita a ver la grandilocuencia de una corte que no se priva de nada.

Pero entre tanto ornamento envolviendo el palacio, es justamente lo humano lo que más luce. La lucha entre tres mujeres peleando por sus propios intereses y deseos. La una por ser amada, la otra por ser respetada y la última por ascender en so posición social. Y las tres  se entremezclan en el camino de las demás siendo a veces aliadas y otras contrincantes. Esas tres mujeres serán Olivia Colman como la reina Ana, Rachel Weitz como su amante y amiga Sarah y Emma Stone como la sirvienta con aires de dama. Tres actrices estupendas que han entendido en todo momento en qué película estaban y han explotado su lado más extravagante y exquisito. Sobre todo Colman, en la piel de una reina aquejada de gota y con un poder que se le escapa de las manos, tendrá un comportamiento infantil y caprichoso, pero a la vez dulce y manipulable.

crítica la favorita (the favourite) lanthimos
Rachel Weitz y Olivia Colman en ‘La favorita’ de Lanthimos

Por lo que solo podemos rendirnos ante ‘La favorita’ y sumirla en halagos, confirmando así que  Lanthimos sigue mejorando con cada nueva película, acercando su cine, extravagante y único, a algo más trascendental que la simple provocación. Sin perder su marca de identidad, ni ese universo retorcido en el que se desenvuelve como nadie, pero sabiendo encontrar una finalidad que convierta su obra en una auténtica maravilla de principio a fin.

4 claquetas