Crítica de “Tarde para la ira”

Dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero esto no siempre es cierto. A veces el tiempo, en lugar de cerrarlas, las mantiene abiertas y sangrantes. Haciendo que acumulemos más y más ira. No, el tiempo no siempre lo cura todo

“Tarde para la ira” nos sitúa en un barrio humilde de Madrid para contarnos la historia de Curro. Un ex convicto que fue atrapado por un intento de atraco a una joyería. Tras 8 años en prisión, saldrá con la intención de retomar la vida con su mujer y su hijo. Sin embargo, pronto verá que darle la espalda a su pasado será más difícil de lo que esperaba.

tarde-para-la-ira-2
En España se sigue cada vez más el modelo americano

Raúl Arévalo se estrena como director con este gran thriller. Sin embargo, pese a tratarse de su ópera prima, su dominio de la cámara y la narración nos hace pensar que estamos ante todo un veterano. Desde la primera escena sentimos como la historia nos atrapa, y enseguida nos damos cuenta de que vamos a presenciar un trabajo de altísima calidad.

La película cuenta con una primera parte que nos va presentando, uno a uno, todos los elementos que van a participar en la historia. Así como a los personajes, fieles representaciones de la clásica sociedad española, pero sin caer en los tópicos.

Tras esto, da comienzo la verdadera trama. Una historia sobre la ira y la venganza. Sobre cómo el rencor envenena nuestras vidas, y cómo la violencia se pega a lo más profundo de nosotros mismos.  Todo ello a través de una narración magnífica.

tarde-para-la-ira-4
Zara, lo has vuelto a conseguir

Pero sin duda lo más atractivo de la historia el personaje de Antonio de la Torre, y la deshumanización que sufre de principio a fin. A este se une Luis Callejo, con otra gran interpretación de un personaje que nos sirve de contraste para ver la evolución del primero. Por último tenemos a una gran Ruth Díaz, cuyo papel supone el contrapunto ideal para la historia principal.

“Tarde para la ira” se trata de una de las sorpresas del año. Breve, concisa, pero perfectamente contada. Con un característico estilo, sucio y violento. Raúl Arévalo firma una de las mejores películas españolas que se han visto últimamente, y nos obliga a todos los amantes del cine a seguirle muy de cerca.

4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *