LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

ROCKETMAN: Análisis y crítica del biopic de Elton John (con spoilers)

| por


Rocketman comienza con Taron Egerton como Elton John embutido en un traje naranja, cuernos incluidos, caminando a cámara lenta pero con paso decidido. Inmediatamente después se sienta entre un grupo de gente y suelta lo siguiente: «Hola, soy Elton john y soy alcohólico, drogadicto, bulímico y adicto al sexo».

A partir de este momento nos damos cuenta que Rocketman no va a ser un biopic al uso, y desde luego no defrauda. Porque la película no se dedica únicamente a ensalzar la figura de Elton John, sino también nos muestra sus miedos, debilidades y sobre todo su fragilidad. Es un biopic atrevido y sincero, donde la estrella se vuelve humana y se muestra sin tapujos. Además lo hace con ritmo y color, sin miedo a abrumar con lo excesivo incluso tomando tintes surrealistas que dan una visión única y personal a la película, acorde a su protagonista.

Imagen de ‘Elton John’ en la vida real

 

Vida y obra de Elton John

Rocketman nos traslada a la infancia de Elton John, cuando se llamaba Reginald Kenneth Dwight, y nos presenta a un niño tímido, pelirrojo y rechoncho en una situación complicada: su padre le desprecia y su madre a penas le dedica un mínimo de atención. Aunque en contraposición  tiene un talento brutal para la música. Así es como nos describe una infancia solitaria pero con una vocación en la que enfocarse y por la que seguir luchando.

Sus comienzos como músico fueron como pianista. Pero él no se conformaba con ser el secundario de una banda. Él quería ser el cantante y protagonista, él quería ser la estrella de su propio espectáculo. Y además talento no le faltaba. Aunque había una cosa que se le resistía: la letra. Así es como conoció a su letrista y mejor amigo Bernie Taupin. Juntos harían algunas de sus mejores canciones.

Pronto su música y su excéntrico sentido del espectáculo encima del escenario, con trajes imposibles y un carisma vibrante, le catapultó a la fama. Y con veintipocos años ya era multimillonario y número uno en la lista de éxitos.

Pero ni la fama ni el dinero lograron librarlo de su traumática infancia ni de esa soledad que le había acompañado desde niño.  Lo que le llevó a tomar dos malas decisiones en su vida: el abuso del alcohol y las drogas y la relación tóxica con su manager.

Así fue como poco a poco mientras crecía su fama también lo hacían sus problemas. Y un día, antes de un espectáculo, dijo basta. Y embutido en un traje naranja, con cuernos incluidos, fue directo a una clínica de desintoxicación. 

Taron Egerton como Elton John en ‘ROCKETMAN’

 

Un retrato sincero: la vida de lujo y dramas

La película no es solo un homenaje a su figura sino también una confesión a sus fans. A diferencia de Bohemian Rhapsody, donde el homenaje sepultaba los momentos más duros de Freddie Mercury, ésta es una película más personal e íntima, más madura y arriesgada. El mismo Elton John ha dicho que su vida no es una historia para menores de 13 años y que su película tampoco la sería. 

Sin embargo también es excéntrica, colorida y  musical. Incluso tiene partes estrictamente musicales con las canciones acompañando la historia y los bailarines coreografiando la escena. Esa mezcla es la que definen a la perfección a  Elton John; por una parte  el niño inglés tímido e inseguro y por otra la estrella mundial extrovertida y atrevida que salía al escenario vestido de reina o con un traje de plumas.

La película es ante todo sincera. Elton John no oculta sus problemas de autoestima con su físico ni sus problemas familiares con sus padres. Tampoco oculta cómo su homosexualidad le llevó a pensar que siempre estaría solo y que nunca nadie le querría. Y que el dinero y la fama solo ayudaron a pagar sus vicios llevándolo al camino de la autodestrucción.

Abrazando al pasado

«He bebido de todo, me he metido todas las drogas que existen y me he follado a todo lo que se mueve»– así de claro lo dice Elton John y así fue un periodo de su vida.

Por eso tuvo que decir basta y parar. Pero sobre todo tuvo que hacer las paces con él mismo. Tuvo que aceptar y perdonar su pasado, tuvo que abrazar la niño que fue para convertirse en el hombre que hoy es. 

Y eso nos lleva a la escena en la que en el centro de desintoxicación perdona a sus padres, aleja a los que hacen daño y se acepta a sí mismo. Yo ya no soy Reginald Kenneth Dwight soy Elton John. Finalmente puede seguir adelante y canalizar su vida.

Así cierra el ciclo Rocketman. De la primera escena entrando en la sala de reuniones vestido forma excéntrica, al final, vestido en chándal tras haberse liberado de todo el ornamento y mostrándose tal y como es. Un momento que para él fue decisivo y que le cambiaría el resto de su vida.

A día de hoy Elton John está casado con el hombre del que se enamoró hace 25 años y tiene dos niños. Lleva sobrio más de dos décadas y sigue haciendo lo que más le gusta, tocar y componer. Además de ser un icono gay que ha luchado por la igualdad para el colectivo y un defensor acérrimo de la lucha contra el sida. 

Taron Egerton como Elton John en ROCKETMAN

 

Taron Egerton, la otra estrella de la película

Rocketman no solo es una maravilla por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Detrás de la figura de de Elton John hay un actor que lo da todo y que no quiere perder su propia oportunidad para triunfar: Taron Egerton. Al principio era extraño ver como una de las caras más guapas de los nuevos talentos ingleses interpretaba a uno de los artistas menos atractivos del panorama musical. Pero la conversión es sorprendente y la interpretación  convincente.

Y si eso fuera poco además Taron Egerton también canta en la película.  Un vozarrón que ya habíamos visto previamente y además cantando también una canción de Elton John en Sing (sí, el talent show de animación con animales).

Curiosamente el otro actor que hace del amigo y letrista Bernie,  es Jamie Bell, el protagonista de la película Billie Elliot. ¿Y quién compuso las canciones del musical de Billie Elliot? El mismísimo Elton John. Parece que todo está conectado y que esta película está más pensada de lo que parecía. El talento llama al talento y de eso Elton John tiene mucho.

Taron Egerton en ROCKETMAN y Elton John

Sabíamos que Elton John era una estrella y un prodigio de la música, pero con Rocketman descubrios además su parte más humana, con los errores y defectos que ello conlleva, pero también con esa recuperación y avance como un éxito más que sumar a su carrera.