Juego de Tronos: análisis episodio 7×05

¡Está vivo! Realmente ya lo sospechábamos, pero nada más comenzar el capítulo nos lo han confirmado: nuestro manco favorito, Jaime Lannister, seguirá dando guerra. Junto a Bronn volverá a Desembarco del Rey para contarle a Cersei las malas noticias. La suya es una guerra que no podrán ganar. Los dragones son demasiado fuertes, y ellos no pueden hacerles frente.

Mientras tanto, Daenerys, tiene que decidir qué hacer con los supervivientes de los Lannister. Las opciones son claras, arrodillarse o morir quemados. La mayoría optará por la primera opción, porque el fuego duele más que el orgullo. Pero los Tarly decidirán mantenerse firmes, ante lo que Daenerys no dudará en ordenar a su dragón que acabe con ellos. Dejando a Sam como legítimo heredero de la casa Tarly.

Una medida bastante drástica que no gustará del todo a Tyrion, y así se lo hará saber a Varys. Ambos tendrán una interesante charla ética sobre la responsabilidad que tienen los sirvientes en las ejecuciones que sus amos ordenan. Al fin y al cabo, la casa Targaryen siempre ha sido conocida por su locura. Y parece que estos arrebatos de crueldad no terminan de tranquilizar a sus súbditos al respecto.

Análisis juego de tronos episodio 7x05
-Está preciosa, mi reina   – Soy Tyrion   – Creo que voy a dejar el vino por hoy

En su vuelta a Rocadragón, Daenerys tendrá la primera charla con Jon en la que nadie le pide a nadie que se arrodille. Señal inequívoca de que la relación entre ellos comienza a ir bien. Parece que el deseo de miles de fans, de que los “Jonerys” se conviertan en los “Brangelina” de poniente, está cada día más cerca. De momento ya ha acariciado a su dragón. Lo cual no solo le hace ganar puntos ante ella, sino que también puede significar que la bestia ha sabido reconocer que por sus venas corre sangre Targaryen.

Sin embargo, justo cuando la reina comenzaba a ponerle ojitos al bastardo, este decide que ha llegado la hora de partir. El motivo no es otro que llevar a cabo su último plan en la guerra contra los caminantes blancos. Conseguir apresar a un muerto viviente, para llevárselo a la mismísima Cersei, y así convencerla de firmar una tregua.

Tyrion se colará en Desembarco del Rey, para convencer a Jaime de que les deje reunirse con Cersei una vez tengan pruebas de que los caminantes blancos existen. Jaime aceptará y, sorprendentemente, Cersei también. La reina es consciente de que van perdiendo la guerra, así que una tregua no les vendría nada mal. Y lo más importante de todo: vuelve a estar embarazada de Jaime, y esta vez no piensa ocultárselo al mundo.

Análisis juego de tronos episodio 7x05
Está preñada y no tiene ejercito, pero al menos la cama parece cómoda

En su vuelta de Desembarco del Rey, Tyrion y ser Davos no volverán con las manos vacías. Nuestro viejo conocido Gendry, conocido por ser el hijo bastardo de Robert Baratheon, se unirá a la causa de Jon Nieve. Y, al igual que sus padres durante la revolución, unirán sus fuerzas. Para ello contará, al igual que su padre Robert, con un gran martillo. Parece que lo de las armas es cosa de familia.

Pero no estarán solos en su misión. También se unirán a ellos ser Beric Dondarrion, Thoros de Myr y El Perro. A quienes vimos por última vez cuando el señor de luz les encomendó ir a defender de muro, tarea que se disponen a cumplir sin tiempo que perder.

No te pierdas nada sobre Juego de Tronos, visita nuestra página especial

Mientras, al sur del muro, los problemas comienzan en Invernalia. Tras su bonito reencuentro, Arya y Sansa comienzan a tener sus primeras rencillas. Y es que la pequeña no es capaz de calmar sus ganas de matar ni estando en casa, y ya comienza a pedir que rueden cabezas. Su hermana, mayor y más sabia, le explica que cortar cabezas no es la mejor forma de hacer amigos. Lo cual Arya interpreta como un deseo de su hermana por hacerse con el trono. Y no nos vamos a engañar, parece que Sansa le está cogiendo el gustillo a esto de mandar.

En estas circunstancias, Arya comienza a espiar a Meñique para ver si trama algo con Sansa. Y, tras colarse en su habitación, descubre un mensaje escondido que supuestamente firmó su hermana. Lo que Arya no sabe es que intentar colársela a Meñique es un fracaso asegurado. Como era de esperar, él sabía perfectamente que estaba siendo espiado, y todo se trataba de una hábil maniobra para seguir incrementando las rencillas.

Análisis juego de tronos episodio 7x05
– ¿Qué significa esto de “Tinder” que pone aquí? – Magia oscura, no leas eso

Por último, resulta imposible no hablar del último hallazgo hecho en la ciudadela. Allí, entre los libros de Sam, encuentran un registro de un antiguo maestre que, según parece, casó en secreto a Rhaegar Targaryen con alguien. Teniendo en cuenta lo que sabemos hasta ahora, es casi seguro que ese alguien no será otra que Lyana Stark, la madre de Jon Nieve. Y, al haber sido el suyo un matrimonio oficial, significaría que nuestro bastardo favorito no solo no es bastardo, sino que además es el legítimo heredero al trono ¿Quién se va a arrodillar ante quien ahora, Daenerys?

Aquí os dejamos el avance del 7×06 de Juego de Tronos

Con esto nos despedimos. No sin antes comentar que, al ser esta temporada de solo 7 episodios, no tendremos un episodio 9 en el que ocurra algo increíble, como suele ser tradición. Cabe esperar que, pese a todo, siga siendo el penúltimo de la temporada, el que cumpla con la costumbre. Lo cual significaría que tenemos que ir preparándonos para algo gordo en el episodio de la semana que viene. No nos falles HBO.

Análisis juego de tronos episodio 7x05
Solo se que soy un bastardo. Y ahora ya ni eso.

Los detalles del 7×05 de Juego de Tronos que deberías conocer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *