Juego de Tronos: análisis episodio 7×03

Aunque la serie de la que hablamos se llame ‘Juego de Tronos’, todos sabemos que la saga de libros en la que se basa es conocida como ‘Canción de hielo y fuego’. El hielo y el fuego por fin se han conocido, tal y como ha anunciado Melissandre. Jon ha llegado a Rocadragón para charlar con Daenerys sobre por qué, mientras el mundo se consume, lo más importante es si un hombre se arrodilla o no.

Tras la clásica retahila de títulos de Daenerys, y las típicas batallitas que tanto le gusta contar a esta muchacha, la conversación pasó a centrarse en los entrañables recuerdos del pasado. Que si a mi padre lo mató tu padre. Que si a mi abuelo le prendió fuego el tuyo. Y nosotros mientras riéndonos porque no saben que en verdad ellos dos son familia.

Viendo que aquello de los reproches no iba a ningún lado, Tyrion acaba intercediendo para que Daenerys le ceda parte de sus reservas de vidriagón, para que lo use en la batalla contra los caminantes blancos. Aún no se les ve muy por la labor de ser aliados, pero al menos es un comienzo.

juego de tronos analisis episodio 7x03
Cena tensa en casa de los Targaryen

Mientras tanto, en Invernalia, Sansa sigue demostrando que está hecha para gobernar. Y comienza a prepararse para una posible defensa cuando, de pronto, recibe la noticia de que su querido hermano Bran está allí. Pero solo necesitará un abrazo, bastante incomodo por cierto, para darse cuenta de que ya no es el que era. Ahora es el cuervo de tres ojos, y su labor está por encima de cualquier lazo familiar.

No te pierdas nada de Juego de Tronos con nuestra página dedicada a la serie.

También hemos podido ver que el tratamiento al que Sam sometió a Jorah Mormont ha dado sus frutos. La horrible enfermedad ha sido curada, y Jorah podrá abandonar aquella habitación. Todo parece indicar que para volver, por tercera vez, junto a Daenerys. Los hay que no saben aceptar un “te quiero, pero como amigo”.

juego de tronos analisis episodio 7x03 2
El invierno ha llegado al corazón de Bran

Pero los que realmente han dado que hablar este episodio son, como no, los Lannister. Cersei sigue desatada, demostrando que, tras perder a sus hijos, lo único que le queda es una insaciable sed de venganza. Para empezar, la vemos vengar a su hija Myrcella. Devolviéndoles a los Martell la jugada de una forma tan cruel que nos hace pensar que, en realidad, Cersei es hija de George Martin.

Pero esas no serán las únicas buenas noticias para la familia más rica, rubia e incestuosa de todo poniente. Sino que, además, vemos como han sabido anteponerse a la perfección a los planes de Tyrion. Tendiéndoles una emboscada al dejarles tomar Roca Casterly, a sabiendas de que no podrán defenderla. Mientras aprovechan la distracción para acabar con los Tyrell en Altojardín.

No podemos irnos sin dedicar unas palabras a la marcha de uno de nuestros personajes favoritos. La anciana Olenna Tyrell no podrá llevar a cabo su venganza, pues Jaime Lannister se ha encargado de acabar con ella. Sin embargo, y como no podía ser de otra forma, nuestra querida Olenna se ha marchado por la puerta grande. Dedicando sus últimas palabras a desvelar que fue ella la que asesinó a Joffrey. Asegurando que, aún después de muerta, conseguirá provocarle una última punzada de dolor a la reina Cersei. Hasta siempre Olenna.

juego de tronos analisis episodio 7x03 3
La yaya

Ya podéis ver un avance de Juego de Tronos 7×04

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *