LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

GANADORES OSCARS 2019: Green Book y Roma las favoritas de una gala sin ganas de fiesta

| por


Si por algo pasará a la historia la gala de Los Oscars 2019 es por ser la más soporífera hasta el momento. Una gala sin presentador, sin discurso inicial, sin gracia, sin emoción y demasiado previsible. Una ceremonia que está en horas bajas y que el pasado domingo comenzó a cavar su propia tumba. Y es que por muy épico que sea abrir una gala con Queen, es el presentador el que tiene que crear el ambiente de fiesta, el responsable de hablar de las películas y los nominados con humor y conocimiento, el encargado de conectar con el público para que nos guíe durante las cinco horas de gala. Porque Los Oscars 2019 parecieron un simple tránsito para que las películas ganadoras adornasen sus Blu-Rays señalando la cantidad de estatuillas conseguidas, en vez de convertirse en la noche más importante del año para un cinéfilo.

No solo el ambiente creado por la propia academia fue soso, sino que los premios, tan previsibles debido a una carrera iniciada seis meses atrás, se convirtieron en la linea de meta de unos candidatos que ya tenían clarísimo dónde colocar la estatuilla en su casa. Así es como Rami Malek, Mahershala Ali o Regina King recogieron el Oscar, con más alivio que ilusión de que finalmente tanto trabajo hubiese dado sus frutos. Pero claro, para los espectadores que lo vemos desde casa y que queremos vivir la emoción y alegría del factor sorpresa, acabamos decepcionados ante tanta previsibilidad. Excepto en el caso de Olivia Colman, que hizo de lo inesperado una realidad al conseguir el Oscar a mejor actriz principal. E igualmente sorprendente fue ver la cara de desilusión en Glenn Close, que se había vestido como una ganadora (y seguramente habría repasado el discurso delante del espejo mil veces) para finalmente quedarse sentada en la butaca claramente desilusionada. Porque no nos engañemos,  la alegría y la tristeza deberían ser parte de una ceremonia como ésta, y tanto la reacción de Olivia Colam como la de Glenn Close nos devolvió un poco la fe en el espíritu de Los Oscars.

Ganadores oscars 2019 podcast
Rami Malek / Olivia Colman / Regina King / Mahershala Ali con sus Oscars

Si ver a Olivia Colman visiblemente emocionada recibiendo su estatuilla fue conmovedor, el otro gran momento de la noche fue sin lugar a duda la interpretación que Lady Gaga y Bradley Cooper nos regalaron con su canción Shallow: comenzaron la canción juntos, cogidos de la mano mientras subían al escenario, para acabar nuevamente juntos compartiendo el mismo micrófono e inmortalizando así un plano casi perfecto que se convirtió en el mejor recuerdo de la noche. Un reencuentro de película donde saltaron las chispas, mostrando que otro tipo de gala es posible si se pone ganas y se derrocha talento. Además, como no podía ser de otra forma,  Lady Gaga consiguió el Oscar a mejor canción. Pero aunque este premio estaba más claro que el de Rami Malek a mejor actor, la protagonista de Ha nacido una estrella se emocionó igualmente, mostrando lo que otros no fueron capaces: el valor que tiene un Oscar y la ilusión de ganarlo.

En mejor película fue Green Book la que finalmente consiguió el Oscar. Una feel good movie conservadora, que sin ser la mejor película de las nominadas, el voto preferencial le dio el empujón que necesitaba para quedar por encima de Roma, la que era la otra gran favorita. Una película que no ha estado exenta de polémicas. Incluso el propio Spike Lee dejó claro su disconformidad la noche del 24 cuando le preguntaban por ella, riéndose del concepto de la lucha racial que han querido vender para conseguir más votos. Fue precisamente Spike Lee el que ganó mejor guion adaptado por Infiltrado en el KKKlan, que subió al escenario dando brincos hasta el punto de saltar encima de  Samule L. Jackson (el encargado de sacar su nombre del sobre y darle el premio) y celebrar así el éxito abrazado al actor.

Ganadores Oscars 2019
Lady Gaga Y Bradley Cooper interpretando Shallow

¿Y qué paso con Roma, la gran favorita nominada hasta en 10 categorías? Pues tampoco se fue de vacío consiguiendo el Oscar a mejor director, mejor película extranjera y mejor fotografía. Hasta tres veces subió Alfonso Cuarón al escenario, aunque solo en la última ocasión nos regaló unas palabras en español. Recordemos que esta victoria no pertenece únicamente al director mexicano, sino que Netflix demostró así que puede hacer buenas películas y apostar por grandes proyectos y notables directores. Incluso se atrevió a lanzar el teaser de la nueva de Scorsese, The Irishman, para dejar claro que Roma no ha sido una excepción, sino la pionera en una nueva etapa.

Los premio técnicos se dividieron entre Black Panther, First man y Bohemian Rhapsody. Fue precisamente esta última la que consiguió el mayor número de Oscars de la noche, cuatro en total, entre los que destaca además del mejor actor para Rami Malek, el de mejor edición. Parece que en una película donde el editor ha trabajado prácticamente solo (recordemos que el director Bryan Singer fue despedido del proyecto por acusaciones de abuso sexual) el trabajo de montaje ha sido como mínimo sorprendente, al tener que componer la película sin las indicaciones del director guiando por detrás.

Ganadores oscars 2019 podcast
Alfonso Cuarón con sus tres Oscars: mejor director, mejor película extranjera y mejor fotografía

Por último comentar otro de los premios más justos de la noche, el que le dio a Spiderman: Un nuevo Universo el Oscar a mejor película animada. Una nueva visión del amigo y vecino Spiderman que explora nuevos horizontes de la animación y que al estilo cómic nos traslada a una aventura trepidante llena de humor, autorreferencias y mucha, mucha imaginación.

La ceremonia concluyó con Julia Roberts leyendo el premio a mejor película (que ya hemos comentado previamente que fue a parara en Green Book). Una invitada inesperada a la que ni siquiera vimos posar en la alfombra roja. Seguramente porque esperaban que con la aparición de ‘la novia de América’ encima del escenario no echásemos de menos la presencia del presentador clausurando la gala. Pero no funcionó. E igual que comenzó, acabó; cinco horas después, con los premios repartidos, pero con la sensación de que a los propios Oscars les han dejado de interesar los Oscars. Una pena que su conservadurismo se haya convertido en una lacra que les impida arriesgar y explorar nuevas opciones. Por eso le pedimos tres cosas a la Academia: más riesgo, más espectáculo y más emoción. Porque queremos que la noche de los Oscars vuelva a ser LA FIESTA DEL CINE.