LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

‘EL SÓTANO DE MA’ (Ma): Análisis y explicación del final con spoilers

| por


Con ‘El sótano de Ma’  Octavia Spencer quería cambiar de registro. Quería que dejásemos de verla como en sus habituales papeles de  apacible mujer de mediana edad para pasar a interpretar a una psycokiller capaz de matar sin el mínimo tapujo al que se le pusiera delante. Lo que no sabemos es si tras ver la película ha conseguido su misión. Porque con Ma logra hacer algo diferente, pero desde luego no mejor.

SINOPSIS ‘EL SÓTANO DE MA’

Maggie (Diana Silvers) acaba de mudarse junto a su madre al pueblo natal de esta última. En seguida hace amistad con un grupo de chicos que van a su nuevo instituto. Pero en el pueblo también conocerá a alguien que se pegará al grupo como una sanguijuela, Anna Sue, a la que acabarán llamado Ma. Una mujer de mediana edad que les compra alcohol y les cede su sótano para que monten sus propias fiestas. Pero lo que comienza como una situación idílica acaba convirtiéndose en una auténtica locura.

¿QUIÉN ES MA Y POR QUÉ HAY QUE EVITAR SU SÓTANO?

Ma (Octavia Spencer), o Sue Ann,  es la versión de Carrie de 2019 si en vez de haber hecho una sangría en la fiesta de fin de curso se hubiese comido los sentimientos durante veinte años para luego vengarse a lo grande. Sin telequinesis ni madre abusiva de por medio, pero con unos cuantos traumas de los que no ha logrado despegarse.

El paso de Sue Ann por el intituto no fue fácil, le costaba encajar  y además tuvo que aguantar la burlas constantes de sus compañeros. Pero la culminación llegó cuando el chico del que estaba enamorada, Ben (Luke Evans), se la jugó delante de todos el instituto y le tendió una trampa que la dejó completamente humillada. Pero  es más de veinte años después, cuando ve el al hijo de aquel chico que le humilló pidiéndole ayuda, cuando decide cobrarse su venganza.

Olivia Spencer en ‘El sótano de Ma’ (Ma)

Lo de Ma no comienza como una venganza al uso. Sino como una nueva oportunidad para ‘molar’. Ella quiere tener lo que se le privó en su momento: amigos con los que salir de fiesta, la aceptación de la gente y ser popular . Y compra esa popularidad con alcohol.

Pero por mucho que se esfuerce,  no encaja. Principalmente porque se trata de una mujer de mediana edad bailando el robocop y con gorra de rapera. Pero si eso no fuera suficientemente ridículo, además tiene envidia de los demás, que sin esforzarse lo más mínimo consiguen encajar como si fuera lo más natural del mundo. Eso la desquicia hasta el punto de volverse tremendamente tóxica y reclamar su atención de forma abusiva y peligrosa.

Y los adolescentes, con poca cabeza pero al suficiente para saber que esa mujer está cuanto menos perturbada, deciden alejarse de Ma todo lo posible. Lo que hace que se sienta de nuevo rechazada y culmine su venganza de una forma bastante siniestra.

LA VENGANZA SE SIRVE FRÍA Y CON UN PAR DE HIELOS

Primero se venga de sus antiguos compañeros. Atropellando a Mercedes, la chica más popular cuando eran jóvenes que además ayudó en su humillación. También acaba con Ben, por alguna extraña razón haciéndole una transfusión de sangre de perro. Y por último mata a su jefa. No era compañera suya del instituto ni participó en su humillación. ¿Razón del asesinato? Le hace trabajar.

Pero luego llega el turno de los más jóvenes. Al  guapeas musculado le deja el torso bien planchado. A la chica popular le cose la boca por hablar demasiado. Al afroamericano le pinta de blanco porque como bien sabemos en una película de adolescentes americanos solo hay cabida para un negro. Y al ‘novio perfecto’ lo acuchilla porque sabe que no puede tenerlo (aunque eso sí, después de ver como lo besa hasta relamerse).

Menos mal que Maggie ha hecho lo que ninguna adolescente haría en su caso, hablar con su madre y contarle todo. Motivo por el que logra rescatarlos y alejarlos finalmente de Ma.

No olvidemos además que Ma tiene una hija  a la que trata como su estuviera enferma para mantenerla siempre a su lado. No sabemos si en verdad tiene miedo de que sufra como lo hizo ella de joven, o es el egoísmo de evitar que se aleje de su lado lo que la hace mantenerla como un zombie entre pastillas. Peor lo que está claro es ques u hija no duda ni un segundo en darle con una sartén en la cabeza y salvar a los chicos de su propia madre.

El final vuelve a rozar lo ridículo. Ma regresa a su cuarto y se acurruca en los músculos de su difunto amor de instituto mientras la casa arde de arriba a abajo.

Olivia Spencer en ‘El sótano de Ma’ (Ma)

CRÍTICA DE EL SÓTANOD E MA

El sótano de Ma no es lo suficientemente ridícula para ser una comedia, ni lo suficientemente dramática para tomarse en serio. Está al igual que el sótano de Ma, en tierra de nadie. Porque se debate entre los clichés adolescentes más manidos y menos originales y la vuelta de tuerca a una mujer tan traumatizada como aburrida que quiere regresar a su adolescencia ideal. Pero no logra hilar ambas historias ni hacerlas lo suficientemente interesantes.

Es cierto que hay momentos que inducen risa. Aunque no sabes muy bien si te ríes con ella o con ella. Es más bien lo estúpido de la situación lo que engancha, pero sobrepasa tantas veces ese umbral que acaba perdiendo su ventaja.

El director es Tate Taylor, el mismo que adaptó con éxito Criadas y Señoras y que destruyó  La chica del tren. Parece que el thriller no es su terreno. Curiosamente también se ha reservado un pequeño papel en la película, interpretando al policía que acaba muerto a manos de Ma. Un final profetizado por la calidad de su producto.

En definitiva, El Sótano de Ma es una historia de venganza que convierte su diferencia en su lastre. Quiere ser original y acaba descarrilando. Quiere ser impredecible, y acaba malgastando los clichés. Quiere dar mal rollo y acaba dando risa. Al menos tendremos unos cuantos gifs de Olivia Spencer con los que decorar unos cuantos tweets.