La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Cuando ‘Todo el dinero del mundo’ no da la felicidad [Crítica sin spoilers]

Con ‘todo el dinero del mundo’ vuelve el mejor Ridley Scott, tras una lista de tropiezos que parecía no acabar nunca.

En 1978, siendo el hombre más rico de EEUU, el magnate del petróleo Jean Paul Getty se negó a pagar el dinero del rescate de su nieto Jean Paul, secuestrado en Italia por la mafia cantabresa. Cinco meses de angustia seguida muy de cerca por los medios de comunicación, en los que se puedo ver que la familia más rica era a la vez la más disfuncional. Con un padre alcohólico y drogadicto que apenas podía cuidar de sí mismo, y una madre que no disponía del dinero que la mafia pedía, la vida del joven John Paul Getty quedó a expensas de su abuelo. El cual para no desprenderse de parte de su fortuna alegaba que tenía 14 nietos, y que si pagaba el rescate de uno de ellos, tendría catorce nietos secuestrados.

Pero la fama de avaro del patriarca de los Getty no comenzó aquí. Sino que  ya era conocida su faceta más mezquina y ruin con anécdotas como que solía lavarse el mismo la ropa en los hoteles evitando así pagar el servicio de lavandería, o la cabina telefónica instalada en su mansión de Reino Unido para que los invitados pudieran hacer llamadas a larga distancia sin que le repercutiera en su factura telefónica. En lo que sí gastaba su tiempo y dinero era en la colección de obras de arte, a las que según podemos ver en la película, apreciaba más que a sus propios nietos.

todo el dinero del mundo 2
Christopher Plummer como Jean Paul Getty en ‘Todo el dinero del mundo’

Y es justo esa parte la más atractiva y destacable de ‘Todo el dinero del mundo‘ . El perfil  que se crea del viejo Getty, sorprendiéndote más y más con cada escena. Con detalles que te dejan prever la frialdad y avaricia con la que desprecia incluso su propia sangre, obsesionado por el dinero, pero no de forma tangible, sino los números escritos en un papel que le dan el título de hombre más rico de EE.UU. Mientras observamos como su nieto se consume en un gueto con cada vez menos esperanzas de ser liberado.

Christopher Plummer está fantástico recreando al ricachón desalmado, al igual que Michelle Williams como esa madre desesperada luchando por volver a ver a su hijo. Pero además la película tiene mucho ritmo, recreando el secuestro como si todo el rato se trataran de asuntos de vida y muerte. Un joven desesperado porque nadie le rescata, una madre tratando de liberar a su hijo con todo en su contra, la prensa siguiendo el caso demasiado cerca. Observamos como el tiempo se acaba y parece no haber solución. Una acertada síntesis de aquellos cinco meses de secuestro que marcaron un antes y un después en la existencia del joven heredero.

todo el dinero del mundo 3
Muichelle Williams y Mark Walhberg en ‘Todo el dinero del mundo’

El mayor problema que se le puede achacar a la película, es que ese dinamismo con el que nos engancha en todo momento,  no contrasta con la veracidad de los hechos. Y se nos avisa con un mensaje al principio del visionado donde se indica que a pesar de estar basada en un caso real, hay parte inventadas en pro del dramatismo y la tensión. Pero si tratan de que nos creamos el caso de principio a fin , esas escenas rozan la incredulidad, con momentos de acción desmedida, sobre todo en su tramo final.

A pesar de esa disonancia entre realidad y ficción, vuelve el mejor Ridley Scott tras una lista de tropiezos que parecía que no acabaría nunca. En esta ocasión consigue entretenernos y engancharnos desenterrando un caso que conmocionó al mundo entero en la década de los setenta, que ha rescatado para recordarnos que en ocasiones el dinero no da la felicidad, ni siquiera cuando tienes ‘todo el dinero del mundo

3-5


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *