Crítica de “The girl with all the gifts”

Desde hace un tiempo, hemos podido comprobar como el género de zombis volvía a ponerse de moda. Llegando a convertirse en un producto tremendamente comercial, como demuestran, por ejemplo,  “Guerra Mundial Z” o “The Walking Dead”. Si bien es cierto que pequeños detalles pueden variar de un producto a otro, en general nos encontramos con que todos están cortados por un mismo patrón; Los zombis como una mera excusa para disparar, matar y correr sin parar. Entretenimiento puro, pero vacío.

Tenemos que alejarnos un poco del Hollywood más comercial para encontrar películas diferentes a este patrón. Es el caso de “The girl with all the gifts”. Que nos cuenta la historia de Melanie, una niña encerrada junto otros como ella en una base militar, con el propósito de ser estudiados para descubrir qué los hace tan especiales.

crítica de the girl with all the gifts
Guantánamo Junior

A priori, el argumento no parece tan alejado del estilo que comentábamos al principio. Unos militares disparando a zombis mientras los científicos buscan vacunas, algo bastante típico en el género. Sin embargo, es en el trato que se les da a estos zombis donde la película logra desmarcarse.

Nos encontramos ante una plaga de zombis provocada por una infección de hongos. El contagio y el comportamiento de estos al atacar es el mismo de siempre. Pero la evolución de la enfermedad y otras de sus características resultan completamente nuevas y originales. Haciendo de estos zombis algo más que mera carnaza.

El carácter simbiótico de la relación entre el hongo y el huésped acerca a estos infectados más a una nueva raza que a unos simples enfermos. La película juega mucho con esta idea, convirtiendo la situación en una guerra entre dos bandos, donde las implicaciones morales son mucho más complejas que si se tratasen de meros cadáveres sin vida.

crítica de the girl with all the gifts 2
Un pañuelito para esta muchacha

 

Además, y pese a no tratarse de una película con un presupuesto tan alto, el apartado técnico resulta sorprendentemente bueno. Destacando la estética de esa Londres decadente, que tan buen resultado da como escenario post-apocalíptico. A esto se unen las interpretaciones de las protagonistas, en especial la de la pequeña Melanie, que resultan totalmente acertadas.

“The girl with all the gifts” podría haber quedado como una simple historia de zombis más. Sin embargo, su enfoque tan original le da un toque diferenciador. Lo que la convierte en una película que, sin duda, gustará a todos los amantes de este género.

tresclaquetine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *