Crítica de ‘The Florida Project’, tras la muralla de Disneyworld

‘The Florida project’ logra golpearnos sin recurrir a grandes alardes, mostrándonos ese muro entre dos mundos imposible de romper, pero que para un niño es simplemente una muralla en medio de su patio de juegos.

“El lugar más feliz del mundo” Así reza el lema de Disneyworld, el inmenso parque de la compañía favorita de los niños con el que todos soñamos con ir en nuestra más tierna infancia. El lugar donde la magia cobran vida, y la fantasía envuelve cada rincón. Un pequeño punto y aparte en un mundo cada vez más apagado y deprimente.

Y es allí en Florida, a tan solo unos metros de este lugar de ensueño, donde se alzan unos edificios igual de coloridos, pero habitados por gente mucho menos afortunada. Moteles llenos de personas que intentan salir adelante como pueden, estirando el sueldo lo máximo posible para conseguir dormir bajo un techo cada noche. Y en es medio de esta miseria más de un niño crece, sin darse cuenta de la verdad que esconde su entorno, convirtiendo las paredes desconchadas en su reino, y sus traviesas andanzas en la mayor de las aventuras.

the florida project de sean baker
The Florida Project

Con estos ingredientes construye Sean BakerThe Florida Project”, una película tan llena de vida que, en ocasiones, nos hace olvidar que lo que tenemos delante es una pantalla en lugar de una ventana. Y en la que ese contraste entre la fantasía Disney y la realidad del motel se traslada a todos los aspectos que la componen.

Desde el reparto, que mezcla actores no profesionales con otros muy experimentados, como es el caso del conocido Willem Dafoe con la debutante Bria Vinaite,   hasta el guion, que se aleja del tradicional formato que tendría una historia normal de ficción, para acercarse más a lo que sería un relato verídico. Tan rebosante de naturalidad, que no necesita buscar el drama, sino que se sirve de su realismo, y su efecto en el espectador, para que entendamos el verdadero peso y significado de la historia.

the florida project de sean baker
The Florida Project

Y, en el centro de todo esto, unos niños tan desastrosos como encantadores. Víctimas de una vida difícil que, ajenos a lo duro de sus circunstancias, se limitan a ser felices con cualquier cosa que tengan a mano. Con mucha impertinencia, poca educación, y tanta cara dura como haga falta para conseguir ganarse un helado de parte de algún turista. Si la naturalidad es el fuerte de la películas, los niños la llevan a su máximo exponente, siendo en todo momento exactamente eso, niños.

‘The Florida Project’ intenta abrirnos los ojos ante un mundo como pocas veces hemos visto, y lo hace sirviéndose de un estilo narrativo igualmente fuera de lo común. Con Willem Dafoe espectacular, y Brooklynn Prince  que parece estar jugando en lugar de actuando. Seguramente porque era eso lo que hacía realmente. Una historia que nos golpea sin recurrir a grandes alardes, mostrándonos ese muro entre dos mundos imposible de romper, pero que para un niño es simplemente una muralla en medio de su patio de juegos.

4 claquetas


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *