Crítica de ‘The end of the fucking world’ de Netflix

‘The end of the fucking world‘ es perfecta para los que no quieren ver otra comedia romántica típica ni una serie de adolescentes convencional.

Él está seguro de que es psicópata, ella es rebelde y problemática. Ambos quieren dejar atrás su monótona e insatisfactoria vida, por lo que huir es la única forma de comenzar de nuevo. Pero cuando no tienes un destino ni un fin, el viaje puede convertirse en una angustiosa travesía donde las cosas no salen como se esperan.

Una comedia negra sobre adolescentes que se aleja por completo sobre cualquier comedia juvenil Un Bonnie And Clyde moderno que teniendo presente a dos adolescentes de 17 años,deja de  hablar de institutos, animadoras y marginados para hablar de robos, asesinatos y fugas.

Crítica 'The end of the fucking world'
Love is in the air

Lo mejor de la series es su duración. Con 18-20 minutos cada capítulo consigue engancharte lo suficiente para continuar viéndola sin resultar pesada ni repetitiva. Y a pesar de tratar temas serios y dramáticos, su ligereza reside en no tener que alargar las tramas de forma innecesaria. Aunque no nos engañemos, acabaremos viendo la serie del tirón, y disfrutando cada parte del camino.

Los protagonistas son James y Alyssa, interpretados por  Alex Lawther, al cual podemos recordar de hacer del joven Alan Turing en The Imitation Game o de aparecer en la tercera temporada de Black Mirror y Jessica Barden, que pudimos ver en ‘Lobster’ en un papel secundario . Ambos son perfectos para el papel, y si bien los personajes a los que interpretan resultan bastante irritantes al principio, eso es precisamente lo que la serie trata de conseguir, para que vayas encariñándote con ellos con el paso del tiempo al entender la verdadera historia que hay detrás de cada uno.

The End of the F***ing World
Cuando esperas visita

Porque aunque la comedia prime, cada uno lleva un drama detrás difícil de olvidar que irán mostrando poco a poco en cada capítulo.  Y harán de un viaje bastante desastrosos, un camino de descubrimiento que les abrirá los ojos. Podría decirse que estamos ante una acomedia romántica, aunque el amor es más una consecuencia que una premisa para la historia. Pero lo que está claro es que no es una serie de amor al uso y menos teniendo en cuenta que los sentimientos de él al principio tienen que ver más con sus ganas de matar que de besar.

Basada en los cómics con los que comparte nombre, ‘The end of the fucking world‘ aterriza en Netflix de forma discreta pero con intenciones de seguir con más temporadas. Una serie para los que no quieren ver otra comedia romántica típica ni una serie de adolescentes convencional. Una apuesta diferente y arriesgada  a la vez que entretenida.

3-5


 

DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *