Crítica de ‘The Crown” [Temporada 2]

The Crown T2 continúa con los juegos políticos, con las intrigas personales y, sobre todo, sigue esa cuidadosa habilidad para compaginar humanidad y nobleza en las dosis adecuadas.

Cuando uno piensa en series de Netflix, es posible que ‘Stranger Things’ o ‘Narcos’ sean los primeros ejemplos que se le vengan a la cabeza. Sin embargo, pese a no gozar de tantos fans a sus espaldas como ellas, no hay duda de que ‘The Crown’ es una de las series más importantes de la compañía de streaming. No en vano, su éxito en los Emmy puso el nombre de Netflix en los puestos más altos de las productoras seriéfilas.

En la primera temporada, vimos el comienzo del mandato de la reina. Una mujer joven y todavía demasiado inexperta para la compleja vida política, haciendo que a menudo la tomasen por ingenua. Sin embargo, la ingenuidad no tardará en convertirse en confianza. Y para el final de la temporada veíamos a una auténtica reina dispuesta a tomar las riendas.

Crítica de 'The Crown' T2
The Crown T2

La segunda temporada continúa avanzando la historia tiempo después de donde nos dejó la primera. Con una reina más experimentada, pero que sigue teniendo que enfrentarse a continuos problemas en su vida personal y política. Ya sean conflictos internacionales que esconden oscuros secretos, o las rencillas maritales provocadas por la distancia que conlleva el cargo.

Las tramas son diferentes, e incluso cambian algunos de los personajes, pero pese a ello la serie logra mantener todas las virtudes que la hicieron grande. Siguen los juegos políticos, siguen las intrigas personales y, sobre todo, sigue esa cuidadosa habilidad para compaginar humanidad y nobleza en las dosis adecuadas.

Algo que no resulta nada fácil, pero que es la clave para entender por qué los personajes son el punto fuerte de esta serie. Al humanizar a unas personalidades históricas tan mitificadas, se corre el riesgo de arrebatarles esa aura de grandeza que nos hace tener tanto interés por ellos. ‘The Crown’ logra mostrarnos el lado más oscuro de reyes y reinas sin que pierdan ni una pizca de majestuosidad.

Crítica de 'The Crown' T2
The Crown T2

Entre los puntos negativos quizás el más destacable sea la ausencia de John Lithgow. Su magistral interpretación de Churchill dejó una huella difícil de borrar. Y ahora que al avanzar la historia nos tenemos que despedir de este personaje, resulta imposible llenar el hueco que ha dejado. Las tramas políticas siguen estando presentes y resultan igual de interesantes, pero no podemos evitar echarle un poco de menos.

Afortunadamente las penas resultan mucho menores gracias a la calidad del resto del reparto, frente al cual destaca, como no podía ser de otra forma, Claire Foy. La ganadora del Emmy tal vez no sea la reina de Inglaterra, pero sin duda es la reina de ‘The Crown’. Su personaje es la pieza clave alrededor de la cual giran el resto de elementos de la serie. Y es por eso que, mientras ella esté presente, nunca nos faltaran razones para entonar el “Dios salve a la reina”.

Lee también nuestra crítica de la T1 de The Crown

4 claquetas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *