Crítica de ‘The Big Sick’ [La gran enfermedad del amor]

The Big Sick viene como un antídoto a todas esas comedias románticas que no nos creemos ni queremos seguir viendo.

¿Nos hemos cansado de las típicas comedia románticas irreales con la estupidez de los protagonistas como detonante para la trama? ¿Estamos aburridos de ver a Jennifer Anniston, Sandra Bullock, Mathew MacConaguey repetir una y otra vez los mismos papeles? El cómico y actor Kumail Nanjiani debe pensar que sí, porque lo que ha querido llevar a la gran pantalla es una historia tan cierta como personal, la de como conoció a su propia mujer, Emily V. Gordon, también guionista de ‘The big sick’.

Son jóvenes, graciosos y hay química entre ellos. Enamorarse no será ninguna dificultad, pero su familia supondrá la mayor traba en la relación. Y es que Kumail, con padres inmigrantes y conservadores, solo consienten que su pequeño se case con una mujer paquistaní, no una americana con la que no comparta tradiciones. Pero cuando parece que ha accedido a los designios de su familia, una extraña enfermedad pone entre la vida y la muerte a la joven. Y cuando su vida corre peligro, él no se apartará del hospital siendo un gran apoyo en la fatídica lucha por sobrevivir.

CRÍTICA DE THE BIG SICK LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR
Pareja interpretativa de The Big Sick

Cuando cuentas tu propias historia edulcoras y suavizas las partes más duras y sin embargo exageras y pones más énfasis en las tiernas. Quizás la película peque de ‘buen rollismo’, pero a la vez cuenta con la alusión a un apego real. Y narra momentos con los que cualquiera de nosotros podemos identificarnos , sin buscar giros absurdos basados en malentendidos.

Pero aunque el amor sea el envoltorio, sus protagonistas han querido también hablar de ellos mismos. Que conozcamos a sus familias, sus trabajos, sus amigos y por qué no, sus miedos y desafíos. La comedia aparece en el personaje de él, en la conexión entre la pareja y en los personajes secundarios. El drama viene con la enfermedad de ella, el miedo a perderla y el desazón por no haber aprovechado y haberse enfrentado antes a su familia.

CRÍTICA DE THE BIG SICK LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR
Pareja real de ‘The Big Sick’

Kumail Nanjiani es un actor y cómico de alta difusión en los últimos años, que conocimos en la serie ‘Sillicon Valley‘ y el cual ha decidido interpretarse a sí mismo aprovechando sus tablas delante de la cámara. Sin embargo la guionista y protagonista real, Emily V. Gordon, tendrá otra actriz asumiendo su papel en la película.Y la elegida no ha sido otra Zoe Kazan (Amigos de más, Ruby Sparks), que con un aspecto tierno y torpe hace que encariñarse con ella sea trabajo sencillo, frente a la perfección con la que nos bombardea Hollywood en productos más comerciales.

Parece que nunca nos demos cuenta de lo que tenemos hasta que casi lo perdemos. Y en los momentos más desesperados, los miedos y las inseguridades se diluyen, para centrarnos en lo que de verdad importa. ‘The big sick’ recupera una de esas historias para plantar cara a a los desafíos frente al amor, convertir la tragedia en una fuente de aprendizaje, y por qué no, pasar un rato ameno identificándonos con una pareja que descubre que la cura de la vida es el amor.

3 claquetas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *