LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Crítica ‘TERMINATOR: DESTINO OCULTO’ [Terminator: Dark Fate]

| por
3.5

Título: Terminator: Destino oculto | Terminator: Dark Fate|Duración: 128 | Año: 2019 | Estreno: 30/10/2019 | País: Estados Unidos| Director: Tim Miller | Guion: David S. Goyer, Josh Friedman, Billy Ray, Justin Rhodes | Reparto: Mackenzie Davis, Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Natalia Reyes, Gabriel Luna, Edward Furlong, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr, Brett Azar


Chan chan canchan chan chan chanchan. Estoy segura de que no lo habéis leído, sino que lo habéis escuchado. Y eso es precisamente porque Terminator sigue muy presente a pesar de que hace más de treinta después del estreno de la película que lo originó todo. La misma que nos dio el mejor plano de Schwarzenegger y el más sugerente, salido tal y como el gimnasio lo echó al mundo. Pero también somos consciente que desde que James Cameron rodara la segunda parte, y seguramente la mejor, no se había vuelto a dirigir nada con un Terminator de por medio que estuviera a la altura.

Por eso Terminator: Destino Oscuro vuelve como una nueva oportunidad para agradar a los fans. Es la continuación directa de la segunda, aunque con los años pasando factura hasta al mismísimo Schwarzenegger.  Porque sí, Terminator siempre promete que volverá y lo cumple, a ver si os creéis que los anabolizantes son gratis. Pero también vuelve Sarah Connnor, la única y verdadera, interpretada por Linda Hamilton, que una vez más demuestra por qué es nuestra heroína favorita y a la que mejor le queda eso de aplastar robots.

Imagen de ‘Terminator: destino Oscuro’ con Schwarzenegger

La película tiene un claro enfoque feminista con dos chicas más que se suben a la aventura, por un lado Dani Ramos (Natalia Reyes) como el nuevo objetivo de un Terminator 3.0 muy dopado que tiene como superpoder mostrarnos el esqueleto, y  Grace (Mackenzie Davis) como el cybor encargado de salvarle la vida. La que no acaba tan bien parada es la política migratoria de Estados Unidos a la que le da una patada en toda sus restricciones. Porque la película tiene como telón de fondo la frontera México-EEUU y a la heroína como una mexicana que para salvarnos a todos debe lograr evitar las cárceles humanas que el querido Trump le tiene preparadas.

Terminator: Destino Oscuro es a la vez un homenaje a sus predecesoras y una nueva lectura de la historia. Además Tim Miller no pierde la ocasión de meter guiños, referencias y por supuesto humor, no olvidemos que él está detrás de la mamarracha  y divertida Deadpool. Pero además es una película cargada de acción y sobre todo cargada de armas (parece el cuarto de juego de Clint Eastwood).

Imagen de ‘Terminator: Destino Oscuro’

Ahora bien, es inevitable que con la comparación con sus predecesoras salga perdiendo, pero también es hora de dejar los prejuicios a un lado e ir a disfrutar con una secuela muy digna que no estropea el pasado sino que le da un nuevo enfoque al futuro. Uno en el que Sarah Connor sigue con energía para descuartizar robots y en el que Terminator ha adquirido un extraño gusto por la decoración de interiores (tendréis que verlo para entenderlo)

Pues lo dicho, que Terminator: Destino Oscuro es muy entretenida, amena y una tercera parte digna. Además de una guía de supervivencia para cuando dentro de tres o cuatro años Google se revele contra nosotros; y hacedme caso, lo hará. De momento ya sabe lo que compramos, lo que escribimos, de los que hablamos y hasta lo que pensamos (el que tenga por hábito hacerlo).