Crítica de “Señor dame paciencia”

“ En “Señor dame paciencia” vuelve el humor de tópicos y chistes facilones del que parece que no conseguimos librarnos en el cine patrio”


Últimamente parece que los tópicos más castizos se han hecho virales dentro de las comedias. Personajes estereotipados sobre los que se construye una historia donde los clichés se hacen dueños del guion. Y además tiende a añadirse a la trama una historia familiar donde la incomprensión y la ideología política genera el nudo de la historia. Con este pretexto no es difícil encontrar  películas que siguen este formato tanto de dentro de nuestra fronteras (“Ocho apellidos vascos”, “Es por tu bien”), como fuera de ellas (“Dios mio pero qué te hemos hecho”, “Tenía que ser él”).

‘Señor dame paciencia’ viene con la idea de continuar esta linea y nos trae a un hombre de familia tradicional e intolerante, que tras la muerte de su mujer tendrá que cumplir su última voluntad: hacer un viaje con sus hijos y yernos para tratar de limar esas diferencias que los separa.

Señor dame paciencai- La Claqueta Metálica
Rosy LA Palma

Estamos ante una colección de personajes planos definidos de forma automática. Un catalán tacaño (David Guapo) , un facha de derechas seguidor del Real Madrid (Jordi Sánchez), un perroflauta despreocupado y de apariencia dudosa (Salva Reina), y un gay negro vasco (Bore Buika)  forman esta gama cromática social sobre la que se basará la propia comedia.  También están ellos, los hijos, Eduardo Casanovas, Megan Montaner y  Silvia Alonso que tratan de traer los momentos más tiernos y nostálgicos. A pesar de la dudosa calidad de los personajes, estamos ante un elenco actoral aceptable,  con mejores cualidades interpretativas que las que pueden demostrar en la película. Aunque si alguien consigue brillar y sobresalir es sin duda  Rossy de Palma, comiéndose la película en aquellos momentos en los que hace aparición.

“Señor dame paciencia” es una mezcla de comedia y drama, y a pesar de que trata de dar más peso al primer género, es de la parte dramática de la que se puede sacar más provecho. Porque en la parte cómica nos volvemos a encontrar con un humor facilón que queda resumido en una sucesión de chistes poco originales que parecen metidos con calzador. Hacer chistes sobre tópicos no justifica no trabajar las bromas, y aquí parece una vaga función de buscar la risa fácil. Además, hay personajes e historias que no trascienden más allá de su imagen (claro ejemplo el de Andrés Velencoso y Bore Buika).

señor dame paciencia 1
El antes y el después de un milagro

 

La imagen, la luz y los paisajes sí que logran iluminar una producción que brilla poco, y el pueblo de Sanlúcar de Barrameda queda mejor parado que la propia película. Con una casa que parece de exposición, y que se covierte en un personaje más de la trama. Y una furgoneta, al más puro estilo de Pequeña Miss Sunshine,  de la que esperábamos más presencia al aparecer en los propios carteles promocionales.

Con “Señor dame paciencia” estamos ante una historia que no sorprende, ni cuenta nada nuevo; unos personajes que ya hemos visto muchas veces, y un guión que nos lleva a un desenlace poco trascendental. Si el público no va en busca de algo diferente o sorprendente puede llegar a entretener, pero quizás la solución no sea hacer lo mismo una y otra vez, sino explorar nuevas formas de comedia y traer a la cartelera productos atractivos y novedosos que ayuden a nuestro cine patrio.

2 claquetas

 

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *