Crítica de ‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’ podría haber sido mucho más de haberse realizado con una narración más efectiva y menos efectista. Pero en su intento de resultar innovadora, la historia termina por hundirse de lleno.

Todos conocemos la leyenda del Rey Arturo y Excalibur. No en vano, la historia ha sido llevada multitud de veces a la gran pantalla, incluyendo la maravillosa parodia de los Monty Python: “Los caballeros de la mesa cuadrada”. Sin embargo, si algo hemos aprendido de Hollywood es que ninguna historia está acabada hasta que no deja de dar dinero. Y eso mismo ha debido pensar Guy Ritchie al dirigir esta nueva versión.

Nos encontramos con un Arturo criado en un burdel, al haber quedado huérfano de pequeño en la revuelta en la que Vortigern le arrebató el trono a su padre. Tras caer en el olvido, su leyenda volverá a renacer al lograr extraer a Excalibur de la piedra en la que estaba hundida. Con la mágica espada en su poder, emprenderá una revolución para recuperar el trono que le pertenece por derecho.

Rey Arturo: la leyenda de Excalibur
-Háblale a la mano, Arturito.

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’ arranca dejando claras sus intenciones de producir una epopeya fantástica de enormes dimensiones. Con una espectacular batalla que, por momentos, nos recuerda a la mismísima “El retorno del rey”. Sin embargo, y por desgracia, la película se queda en eso, en un intento. Y enseguida comienzan a evidenciarse sus tremendas irregularidades.

No hay duda de que la cinta de Guy Ritchie contaba con los ingredientes para haber resultado exitosa. La historia, con sus grandes dosis de fantasía, resulta suficientemente original para alejarla de otras versiones. Su estética visual es atractiva, y su apartado técnico brillante en muchos aspectos, pese a fallar en alguna ocasión. El reparto es de buen nivel, y el guion no resulta del todo malo.

El problema radica en la forma en que el director ha decidido unir todos estos elementos. Con un estilo completamente desacertado y un montaje frenético, que podría funcionar en una película de acción cómica, pero que desentona por completo en una cinta que pretende ser épica. Guy Ritchie intentado incluir su propio sello en cada detalle de la producción, pero esto no es ‘Snatch: cerdos y diamantes’ y forzar un estilo que no pega solo añade errores en el resultado.

Rey Arturo: la leyenda de Excalibur
¿Pero y Merlín el encantador?

A esto se une una narración demasiado confusa, con tendencia a abusar de los “Flashbacks”. Y algunas cuestionables escenas de acción, que pretenden emular a Zack Snyder, pero que solo consiguen ser completamente irreales. Todo ello contribuye a crear una película irregular, que, si bien tiene momentos acertados, en el global presenta demasiados fallos para llegar a funcionar.

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’ podría haber sido mucho más de haberse realizado con una narración más efectiva y menos efectista. Pero en su intento de resultar innovadora, la historia termina por hundirse de lleno. Y allí, en el fondo, quedará; a la espera del próximo valiente dispuesto a demostrar ser digno de ella.

valoracion de dos y medio sobre cinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *