Crítica de ‘Morir’, la nueva película de Fernando Franco

No todo el mundo podrá entrar en ‘Morir’ ni empatizar con su protagonista; pero los que logren hacerlo vivirán una experiencia tan real como dura.

La muerte no solo se lleva a la persona que fallece, sino que abre heridas a los que le sobreviven.  Parte de uno muere en el momento en el que otra persona se va. Incluso el modo en el que desaparece de esta vida nos marca inevitablemente hasta el final de la nuestra.

‘Morir’ repasa un año en la vida de una pareja donde uno de sus miembros padece una enfermedad terminal, y las duras etapas que tendrán que compartir mientras la llamada de la muerte augura un fatal desenlace. Contada de una forma natural y cercana, vemos el desgaste a través de sus dos protagonistas, Marta(Marian Álvarez)  y Luis (Andrés Gertrudix).

Crítica de morir
Marian Álvarez en Morir

Pero en la película el protagonista no es el enfermo, sino su mujer, Marta. Vemos todas las fases por las que él pasa y cómo afectan a su esposa,  su compañera y apoyo en este duro trago . Vemos la negación, ira, negociación y depresión en él; y la frustración, miedo, tristeza y agotamiento en ella.

Vemos como Marta pasa de la libertad del principio mientras se baña en el mar, sin la mayor preocupación que quedarse flotando entre las olas; al encarcelamiento por la enfermedad de Luis, que la mantiene prisionera atada por el propio compromiso. Y observa indefensa el paso del tiempo, las falsas esperanzas evaporarse y a su marido convertirse en otra persona para la que no está preparada ni física ni emocionalmente.

La película está hecha a fuego lento con la intención de que vivas intensamente cada una de las fases que nuestra protagonista experimenta. Que la comprendas, la entiendas y sufras con ella; compartiendo esa angustia silenciosa y cogiendo cierta manía al propio enfermo, al cual la enfermedad le está consumiendo la propia personalidad. Del amor se pasa a la pena,  aunque no hay valor para decirlo en voz alta y su cara será el verdadero reflejo de la situación.

Crítica de morir
Marian Álvarez y Andrés Gertrudix en Morir

Marian Álvarez está impresionante, y es la clave fundamental de la película. Es ella la que cuenta la historia, no con palabras, sino con sus miradas y gestos. Marian ya ganó el Goya por su interpretación en la anterior película de Fernando Franco, ‘La herida’, y posiblemente la veamos de nuevo nominada por ‘Morir’

‘Morir’ es difícil de recomendar. No todo el mundo podrá entrar en la película ni empatizar con su protagonista; pero los que logren hacerlo vivirán una experiencia tan real como dura. El argumento queda resumido en el propio título, con la intención de que te centres en lo verdaderamente importante. En el desgaste que una enfermedad así supone para los supervivientes, y como parte de uno mismo se pierde en los angustiosos días, meses o años en los que ves como un ser querido desaparece.

3 claquetas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *