Crítica de Mindhunter: la serie de David Fincher para Netflix

Mindhunter engancha de tal forma al espectador, que lo convierte en un estudiante apasionado esperando a que comience la siguiente lección.

Si la linea entre el cine y la televisión cada vez es más débil, que directores de la talla de David Fincher (‘Seven’, ‘Perdida’) se adentren en el mundo de las plataformas de contenidos digitales, nos da una magnitud de hasta que punto el fenómeno Netflix está calando en los espectadores. Y si además los productos que nos ofrecen son de la talla de ‘Mindhunter’ ya no hay ninguna duda de que la linea se cuenta por capítulos.

‘Mindhunter’ está basada en el libro que el investigador del FBI, John E. Douglas, realizó tras sus años de investigación en la elaboración de perfiles psicológicos de criminales peligrosos. En él cuenta cómo ayudó a fundar un departamento encargado de investigar los comportamientos de asesinos en serie, mediante entrevistas a sujetos esquematizando sus actitudes. Llegando a conclusiones que son de gran ayuda hoy en día para detectar homicidas.

critica de mindhunter netflix david ficher
Jonathan Groff en ‘Mindhunters’

La serie se compone de distintos hilos argumentales conectados a la perfección, guiando la trama de forma acertada. Por un lado tenemos el estudio criminológico más teórico, por otro la búsqueda de información mediante las entrevistas con los ‘asesinos en serie’, también nos encontramos casos aislados a resolver y finalmente la historia personal del protagonista, y su evolución de principio a fin.

A pesar de que puedan parecer muchas tramas,  se entrelaza de forma magistral haciendo  que el recorrido por toda la temporada sea comprensible y acertado. Dándole el peso justo a cada parte, sin que se convierta en una serie donde la importancia está en la relación de protagonistas, como sucede en True Detective, ni que sea una serie policíaca de casos aislados, como la fuera en su día ‘Cold Case’.

Lo que también es necesario recalcar son los diálogos brillantes, destacando las charlas con los propios criminales. Conversaciones que se vuelven apasionantes y reales , mostrando cómo la falta de experiencia inicial les hace dudar hasta sobre qué preguntar, y sin embargo con el tiempo las entrevistas se vuelven tan fluidas como cercanas.

critica de mindhunter netflix david ficher
Cuchi, cuchi

David Fincher nos trae de nuevo una atmósfera parecida a la que consiguió en Zodiac en su día. Y es que las semejanzas entre la película y la serie son inevitables. Y al igual que ya hiciera en la cinta protagonizada por Jake Gyllenhaal, no tiene prisa rodando cada escena, pero consigue enganchar al espectador en cada momento, haciéndole partícipe de la historia como si de un protagonista más se tratara.

Es complicado remarcar algún defecto en ‘Mindhunter’. Incluso el al principio disonante Jonathan Groff como Holden Ford, acaba por convencernos más a medida que avanza la trama. Y vemos en su comportamiento impaciente y contenido al principio, y prepotente después,  un motivo de evolución . Las dos mujeres protagonistas Anna Torv y Hannah Grosssin,  nos convencen desde el principio con su fuerza e inteligencia. Y especial atención a Cameron Britton dando vida a Edmund Kemper, un personajes que logra trasmitir miedo y confianza, repulsión y atracción a partes iguales, haciendo de este sujeto de investigación la pieza clave en la serie.

Mindhunter se convierte en un ejercicio teórico y práctico sobre una de las mayores fuente de inspiración en los thrillers actuales, los asesinos en serie. Con conceptos psicológicos y sociológicos expuestos para mayor atractivo, y con una investigación que transforma a los propios protagonistas. De nuevo, un gran trabajo de David Fincher, que enreda en su buen hacer a un espectador al que le convierte en estudiante apasionado, esperando a que continúe la siguiente lección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *