La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Crítica ‘Los Vengadores: Infinity War’ de Marvel: el principio del fin

‘Vengadores: Infinity War’ es una auténtica gozada diseñada con esmero para entretener de principio a fin. Épica, divertida, emotiva y con un planteamiento ejemplar.

Diez años han pasado desde que se estrenara Iroman, comenzando así este universo que no ha dejado de expandirse con cada nueva película. Diez años en los que hemos visto a El Capitán América, Thor, Hulk, Iroman, Viuda Negra y más recientemente Spider man, Doctor Extraño, La bruja escarlata o a los Guardianes de la Galaxia luchar para defender el universo del mal y sobre todo, para entretener a unos fans que han ido uniéndose a la aventura con cada nueva entrega. Porque no nos engañemos, los resultados en taquilla no hacen más que crecer cada año, solo hay que ver los datos de la reciente Black Panther para darnos cuenta de que la batalla en recaudación está más que ganada.

Pero todo comienzo tiene su fin, o mejor dicho, su transformación. Una década es suficiente para que lo viejo de paso a lo nuevo, y el cambio comienza con ‘Vengadores: Infinity War‘, la guerra del infinito, que promete acabar con el universo Marvel tal y como lo conocemos tal para dar paso a un mundo nuevo que sorprenda a sus seguidores. Y así es como comienza esta aventura dividida en dos partes. En esta primera vemos a Thanos empeñado en conseguir todas las gemas del infinito (tiempo, mente, espacio, realidad, poder y alma), para acumular un poder desbordante que le permita llevar a cabo sus  ambiciosos y letales planes, mientras los superhéroes de Marvel tratarán de evitar que así sea.

crítica vengadores infinity war
Imagen de ‘Vengadores: Infinity war’

Es muy complicado, en un universo expandido como el de Marvel, unir en una sola película tantas tramas y personajes que funcionaban perfectamente por sí solas. Podrían haber acabado forzando situaciones para cohexionar la historia, o incluso, haber ponderado erróneamente a unos superhéroes por encima de otros . Pero no,  Infinity War ha superado el desafío con resultado que dejará más que satisfechos a los fans. Logra reformular los equipos de batalla, uniendo a personajes desconocidos entre sí, pero que curiosamente funcionan de maravilla. Y lo hace de tal forma que ninguno pierda su identidad.

Además, no solo junta a los superhéroes de forma acertada, sino que a cada grupo lo enmarca en un escenario diferente para que no perdamos en ningún momento el hilo de la historia. Les vemos viajar de un lado a otro de la galaxia, explorando planetas y recorriendo nuevos rincones del universo;  dejando claro que esta no es una guerra normal, es la guerra del infinito y no solo la vida terrestre está en juego.

Una guerra que por cierto está representada por batallas épicas. Y decir épicas se queda corto. Cada enfrentamiento extrae el máximo jugo de los poderes de los superhéroe. Lo que conlleva que en vez de utilizar recursos fáciles como puñetazos, patadas y saltos imposibles,  convierte cada pelea en en una constante lucha de fuerza, vigor, energía y sobre todo ingenio.

Imagen del cartel de 'Vengadores: Infinity war'
Imagen ‘Vengadores: Infinity war’

Pero para que haya grandes enfrentamientos debe haber un gran villano. Y con Thanos lo han logrado. A diferencia de los vagas pinceladas de identidad con que Marvel brinda a sus antagonistas, en ‘Infity War’ han conseguido hacer de Thanos un monstruo coherente, que lucha por su causa por encima del bien y del mal, aunque eso le convierta en un auténtico genocida. Consiguen presentarlo poco a poco, dejando caer pequeños retazos a lo largo de la película de por qué actúa como lo hace , no para justificarlo, sino para hacerlo creíble. Un villano a la altura de las circustancias.

Si tenemos que poner un pero a la película, quizás sea que en su empeño de buscar la emoción en algunas escenas clave, acaba por desembocar en una situación demasiado abrupta y superficial. Entendemos el motivo de llevarlas a un terreno más sensible, pero al ocurrir tantas cosas y con tantos personajes en una sola película, hay momentos en los que no se logra profundizar lo suficiente, y lo que sobre papel funcionaba a las mil maravillas, a la hora de llevarlo a la gran pantalla queda forzado. Pero al fin y al cabo son pequeñas puntualizaciones que logran pasarse por alto viendo el resultado.

‘Vengadores: Infinity War’ es una auténtica gozada diseñada con esmero para entretener de principio a fin. Épica, divertida, emotiva y con un planteamiento ejemplar. Una fantástica primera parte que no solo no decepciona, sino que mejora con cada minuto hasta un final del que solo podemos decir que no deja indiferente. Ahora solo queda esperar al año que viene para ver cómo finaliza todo, mientras esperamos con entusiasmo que su segunda parte esté a la altura de la primera, y sobre todo, que su nuevo Universo nos haga disfrutar tanto como lo ha hecho hasta ahora.

3-5


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *