Crítica de ‘Los casos de Victoria’

Los casos de Victoria está llena de detalles originales, pero no sabe aprovecharlos para hacernos reir.”

Desde Francia nos llega ‘Los casos de Victoria’. La historia de una abogada, madre, divorciada y con dos hijas, tan absorbida por su trabajo que el resto de su vida queda totalmente vacía. Un día recibirá el caso de un amigo, acusado de una agresión que dice no haber cometido y cuyo único testigo ha sido un perro. Aquí dará comienzo una sucesión de disparates que convertirá su vida en una locura.

crítica los casos de victoria 1
– Pero entonces… Jon y Daenerys son tía y sobrino

La película se mueve entre la comedia más extravagante y el drama más humano. Con mayores dosis de lo primero, pero un mejor resultado en lo segundo. La historia de una madre solitaria absorbida por su trabajo no es, ni mucho menos, novedosa. Pero la forma en la que lo explora si resulta totalmente original.

Victoria no es una madre movida por el amor a sus hijas, ni una romántica empedernida que aún confíe en encontrar a su príncipe azul. Victoria es una adicta al trabajo que, al llegar a casa, solo busca alguien que cuide de sus hijas para poder seguir trabajando sin distracciones. Una mujer que tiene un móvil militar, para poder tirarlo sin que haya peligro de que se rompa, y que es capaz de contratar de “au pair” a un ex traficante de drogas.

crítica los casos de victoria 2
Solo necesitamos otros 100

En torno a esta protagonista, bastante extravagante ya de por sí, se construye una historia que tiene, como firme propósito, resultar tan rara como pueda. No hay duda de que el efecto lo consigue sobradamente, el problema es que no sabe sacarle auténtico partido a todas las excentricidades que construye. Y al final, pese a ser una comedia, son pocas las ocasiones en las que consigue provocarnos algo más que una media sonrisa.

Por eso ‘Los casos de Victoria’ no resulta una película redonda. Tiene aspectos positivos que nos hacen querer disfrutarla, pero por desgracia no logra ser tan divertida como debería. Victoria se define a sí misma como “una mujer con grandes defectos, que esconden sus grandes virtudes”. Y esta es, sin duda, la mejor definición que se puede hacer de su película.

valoracion de dos y medio sobre cinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *