Crítica ‘La piel fría’: una fábula mal contada

A pesar de las buenas intenciones y los paisajes embriagadores, ‘La piel fría‘ únicamente logra dejarnos templados.

La piel fría, basada en el libro que le da nombre, se trata de una fábula sobre la condición humana,  contada a través de un meteorólogo que tendrá que pasar un año aislado de la sociedad en una tierra prácticamente desconocida en medio del océano. Desde la primera noche se verá amenazado por extrañas criaturas que le asediarán casi cada día. A partir de ahí el miedo y el desconocimiento comenzarán una batalla contra la propia integridad humana.

Si bien los paisajes y la fotografía, rodados en Gran Canaria,  nos recuerdan a los relatos de Julio Verne o a la atmósfera del propio Lovecraft, el resto de la película se desvincula completamente de sus inspiraciones. Estamos ante una adaptación soporífera e incoherente de ideas que ya han sido trasladadas en muchas ocasiones a la gran pantalla y con mejores resultados.

“Lo peor de nosotros mismos emerge ante lo que no conocemos, y nuestro egocentrismo nos hace pensar que somo dueños del mundo en el que vivimos.” Este mismo mensaje nos lo dejaba claro ‘Soy leyenda’, y es que el paralelismo entre ambas llega hasta el punto de no solo copiar la esencia, sino el desarrollo, la conclusión e incluso a las propias criaturas.

Crítica la piel fría
La antorcha olímpica cada vez va más lejos

Los personajes principales, Friend (David Oakes) y Grunger (Ray Stevenson), están mal definidos. Tanto la relación entre ellos como  la que mantienen con el propio entorno no convence. Con actitudes contradictorias e ilógicas que evolucionan hasta su final de forma incoherente.

Tampoco se entiende la decisión de escoger a Aura Garrido como el anfibio de piel fría protagonista. La única cara conocida para nuestro cine queda cubierta de goma elástica azul, y si bien su interpretación es correcta, para este tipo de papeles escoger a acróbatas o bailarines da a los movimientos más elegancia y agilidad.

Crítica la piel fría
Carasapo protagonista de ‘La piel fría’

En el apartado técnico, las producciones españolas siguen sin estar a la altura en efectos por ordenador en comparación con los productos que nos están llegando del otro lado del océano. El presupuesto y los medios son menores, pero llama demasiado la atención la falsedad en la recreación haciéndote desconectar aún más con la historia.

¿El ser humano explora o conquista? ¿Somos curiosos o egoístas? ¿Es el miedo a lo desconocido nuestro peor enemigo? Fuertes mensajes mal plasmados en la película. Y es que a pesar de las buenas intenciones y los paisajes embriagadores, ‘La piel fría‘ únicamente logra dejarnos templados.

2 claquetas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *