Crítica de ‘La niebla’ [Serie de Netflix]

La famosa novela de Stephen King ‘La niebla’, ya fue adaptada anteriormente al cine por Frank Darabont  (‘Cadena perpetua’ y ‘Walking Dead’). Una película entretenida que nos dejó un final sorprendente del que todavía hoy se sigue hablando. Incluso el propio Stephen King reconoció que el final de Darabont era mejor que el que aparecía en su propio libro. Este 2017, la plataforma de contenido digital Netflix, se ha inspirado en esta historia para traernos la primera temporada de una serie basada en la idea original del famoso escritor y con la que comparte título; pero en esta ocasión los resultados no son tan positivos.

Una extraña Niebla que aparece de la nada comienza a envolver cada rincón de un tranquilo pueblo de Maine. Además la niebla trae consigo un sinfín de fenómenos inexplicables y una muerte casi segura a los que permanecen en ella durante demasiado tiempo. Pero este fenómeno sobrehumano no solo trae demonios en su interior, sino que logra sacar los que se esconden en la propia gente cuando las situaciones límites les superan.

crítica de la niebla
A los que no les regaron las ideas fue a los guionistas

Esta nueva producción, con un premisa parecida, se aleja completamente de la novela de Stephen King  para traernos un producto coral, que trata de dejar la niebla en un plano secundario, dando más importancia a los monstruos  que se encuentran fuera de ella . En un vecindario donde todos se conocen para bien y para mal, cuando la niebla llega y les obliga a refugiarse juntos para evitar la propia muerte, comienzan a surgir problemas, envidias y  traiciones, debido al miedo, al desconcierto y a la propia lucha por la supervivencia. Y vemos como los personajes poco a poco empiezan a perder sus rasgos más humanos para convertirse en una amenaza mayor que la que hay fuera.

Viendo la anterior adaptación,  es lógico pensar que en una serie de 8 capítulos  sobran minutos para contar la historia. Y eso es precisamente lo que nos encontramos , muchos minutos dedicados a subtramas aburridas que nos llevan por caminos típicos y sobre explotados. Para hablar de supervivencia en un mundo postapocalíptico ya tenemos  ‘Walking dead’ con resultados mucho mejores. Además es curioso como una serie que decide centrarse en los personajes más que en el misterio que hay en la propia niebla, consiga darnos una sucesión de protagonistas y secundarios mal construidos y matizados con los que es imposible empatizar. Los “héroes” no nos convencen, y los villanos en vez de miedo consiguen darnos vergüenza .

crítica de la niebla
Nuestros queridos y odiosos protagonistas

Y si todo no teníamos suficientes incoherencias, la serie se arriesga mezclando algunos momentos puntuales excesivamente tétricos con el resto de la historias costumbristas sin encajar en absoluto. Una historia que trata de hablar de miedos, recelos, envidias o incluso de la familia, las creencias y las religiones, pero con diálogos que rozan lo ridículo; y que nos llevan a pensar que el verdadero mal no es la niebla, sino los propios guionistas.

‘La niebla’ no convence ni sorprende. Ni ciencia ficción, ni drama, ni supervivencia, ni misterio… no consigue nada de lo que pretende; y a pesar de que vemos las intenciones, todas quedan difusas en medio de un mal temporal.

2 claquetas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *