Crítica de “La llegada”

“Su original trama, su impecable realización y su profunda capacidad reflexiva, suponen una bocanada de aire fresco para el género.”


Aunque pueda resultar raro, la ciencia ficción, como tal, es un género que escasea más de lo que parece. Es cierto que abundan las películas de estética futurista, cargadas de robots o aliens. Pero en la mayoría de casos, se trata de una simple ambientación. Una excusa para cambiar los “humanos disparando a humanos” por “Humanos disparando a aliens”. Convirtiendo este género en una mera herramienta de trasfondo, con poca influencia real en el desarrollo de la trama.

La ciencia ficción es un género basado en plantear situaciones inverosímiles, y hacerlas resultar creíbles, al fundamentarlas en conocimientos científicos reales. “La llegada” es una de esas películas que logra hacer todo eso, y lo hace de maravilla.

La cinta arranca con el aterrizaje en diversos puntos de la tierra de varias naves alienígenas. Ante el desconcierto general, el gobierno estadounidense decide contactar con una experta lingüista, para intentar descifrar su complejo idioma, y dar respuesta a la pregunta más importante de todas ¿Por qué están aquí?

critica de la llegada 1
Cuando vienen de visita los alienígenas y tienes la casa sin recoger

Denis Villeneuve nos trae una de las mejores obras de este género que se han visto en los últimos tiempos, tanto por su magnetismo visual, como por su habilidad para exponer, de forma tan reveladora, aspectos tan esenciales del ser humano. “La llegada” realiza una radiografía completa de nuestra naturaleza, analizando tanto aspectos culturales como individuales, para hacernos reflexionar, en última instancia, sobre nuestra forma de tomar decisiones.

La película se aleja de otras compañeras de género al poner la cultura y el conocimiento como ejes principales de la trama, dejando la tecnología, que tanta importancia suele tener en este tipo de cintas, relegada a un plano completamente secundario. Este hecho se ve reforzado por una estética marcadamente naturalista, que huye de complejos aparatos electrónicos, y otorga un mayor protagonismo a los paisajes. Incluso en el caso de las naves alienígenas, con su aspecto más orgánico que electrónico.

la-llegada-metalica
Foto ligeramente manipulada

Todos estos conceptos se concentran, a nivel individual, en una fantástica Amy Adams. Su brillante interpretación es fundamental a la hora de hacer resultar creíbles todos los sentimientos e ideas que se plantean a lo largo de la compleja trama.

Nos encontramos ante una gran obra, capaz de presentar todos sus elementos con maestría y, posteriormente, hacerlos encajar con un resultado redondo. Su original trama, su impecable realización y su profunda capacidad reflexiva, suponen una bocanada de aire fresco para el género. En definitiva, una de las grandes películas del año.

4,5 de valoración

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *