Crítica de “La la land” [La ciudad de las estrellas]


“La la land es una maravillosa mezcla de sueños y emociones, que te deja con una melodía en los oídos, y una sonrisa en los labios.”


“Nadie querrá ir a mi local, a nadie le gusta el Jazz” “La gente querrá ir, porque a ti te apasiona el Jazz, y a la gente le encanta sentir la pasión de los demás”. Un sencillo diálogo entre Emma Stone y Ryan Gosling que transmite una gran verdad. La pasión se contagia, y cuando estás cerca de alguien que ama fervientemente algo, es inevitable sentir cierta atracción y admirar ese sentimiento.

La la land” nos cuenta la historia de Mia y Sebastian, dos jóvenes que viven en Los Angeles con el propósito de cumplir su sueño. Ella, llegar a ser una gran actriz; él, conseguir abrir su propio local de Jazz. Ambos cruzarán sus caminos de manera fortuita, dando lugar a una hermosa historia.

la la land foto 1
“Yo soy la ficha roja, yo soy la ficha azul, yo soy la ficha verde, quién demonios eres tú”

Desde el primer momento la película nos deja claro su ambicioso propósito, con un número musical tan difícil de realizar, como maravilloso de presenciar. Toda una declaración de intenciones, que supone el arranque perfecto para lo que nos va a deparar el resto del metraje.

Damien Chazelle nos trae una obra que se disfraza de musical, pero que esconde muchísimo más. En ella se mezclan con maestría el humor, el drama, los bailes, las emociones y los sueños. Todo combinado para lograr que la historia se desarrolle de manera natural y entretenida. Dejando un producto final que es una auténtica joya.

“La la land” es técnicamente impecable. Su dirección y fotografía son excepcionales. Jugando con los planos y los colores, y variándolos a lo largo de la historia en función de los sentimientos que el momento requiera. Un espectáculo audiovisual tremendamente atractivo.

Pero tras este envoltorio, encontramos mucho más. La película no se conforma simplemente con un acabado impecable. Sino que, además, nos trae una historia cargada de mensajes. Donde la pasión brilla por encima de todo, como motor de la vida misma. Enseñándonos que no hay mejor receta para ser feliz, que hacer aquello que te apasiona.

la la land foto 2
Clases de vuelo, por Ryan Gosling

En una sociedad que cada vez valora menos el entusiasmo, “La la land” rompe una lanza a favor de todos aquellos capaces de encontrar algo que les haga verdaderamente felices, y luchar por ello. Por encima del éxito, del reconocimiento, o incluso del dinero. Estamos ante una oda al positivismo, y a las convicciones personales.

Todos estos ingredientes se juntan para dar lugar a un final que es, simplemente, perfecto. No hay más palabras para definirlo. Sólo hay que ir a verlo, y disfrutar uno mismo este arrebato de belleza llevado a la gran pantalla. Un final que se podría hacer distinto, pero no mejor.

 “La la land” irradia positividad, sin pecar de idealista. Transmite belleza sin ser empalagosa. Además, es divertida, preciosa, y está impecablemente realizada. Todo esto hace que resulte imposible salir del cine sin una melodía en los oídos, y una sonrisa en los labios.

 

5 claquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *