LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Crítica ‘La Influencia’: la casa de los horrores con Emma Suárez y Manuela Vellés

| por
1

LA INFLUENCIA

 

 

Lo mejor: el diseño de producción.

Lo peor: todo lo demás.

 

 

Título original: La Influencia | Duración:111min | Año: 2019 | Estreno: 21/06/2019 | País: España | Director: Denis Rovira van Boekholt| Guion: Michel Gaztambide, Daniel Rissech, Denis Rovira van Boekholt | Reparto: Emma Suárez, Manuela Vellés, Maggie Civantos, Alain Hernández, Claudia Placer


Hace pocos días fallecía Chicho Ibáñez Serrador, precursor del cine  fantástico en España. Y fue precisamente en la última edición de los premios Goya cuando varios autores de género de nuestro país subieron al escenario a rendirle homenaje. Entre ellos  Álex de la Iglesia, Paco Plaza, Amenábar o Nacho Vigalondo, nombres conocidos y respetados que han logrado que el terror y el cine fantástico se escriba con eñe.

Por eso siempre es de agradecer que nuevos directores cojan el relevo y sigan el camino para abrir nuestro cine a nuevas experiencias. Pero en este caso La influencia no será ese relevo y mucho menos un ejemplo a seguir, porque la ópera prima de Denis Rovira se convierte en una mala influencia en su intento de sorprender.

SINOPSIS LA INFLUENCIA

La influencia, basada en la novela de Ramsey Campbell, comienza con la vuelta de Alicia (Manuela Vellés) a su casa de la infancia en el lecho de muerte de su madre Victoria (Emma Suárez). Una madre abusiva y tóxica de la que escapó hace años pero a la que tendrá que volver a enfrentarse en sus últimos momentos. Pero al regreso la atención de Victoria no se centrará  tanto Alicia como en la hija de ésta, Nora (Claudia Placer), a la que la abuela tiene preparado un plan mayor con fuerzas sobrenaturales de por medio.

Manuela Vellés y Maggie Civantos en ‘La influencia’

CRÍTICA DE LA INFLUENCIA

La influencia da tumbos entre estilos convirtiéndose en una película tan caótica como la casa donde transcurre la acción. Al drama familiar mal planteado le sigue un desarrollo de los acontecimientos ridículo que en vez de sumergirte en la historia te hace replantearte qué estas viendo cada cinco minutos. Además de una cámara que nunca parece estar en el lugar adecuado en el momento correcto.

A los sustos de autotune (hay que dejar los efectos de sonido para James Wan) se le añade una violencia desmedida que no casa con el resto de la acción (incomprensible la escena del perro). Y por si eso no fuera suficiente, la parte final introduce gore en un intento fallido de llamar ala atención.

El reparto por su parte no sabe encontrar su sitio en la película, aunque tampoco se les puede culpar entre tanto caos. Pero lo que hacen con Emma Suarez es un atentado visual, vistiéndola de tienda de disfraces barata y convirtiéndola en un espectáculo cirquense donde el miedo da risa.

Emma Suárez como Victoria en ‘La influencia’

Sí es cierto que la atmósfera está lograda y que la producción está cuidada. Pero esto no es una casa del terror, es una película, y se necesita una argumento, coherencia y buenos personajes para enganchar. Y curiosamente La influencia falla estrepitosamente en las tres.

En definitiva, estamos ante una ópera prima mal ejecutada que parece improvisar sobre la marcha y que sin embargo recalca el final como justificando que todo el despropósito que hemos vivido tenía un fin. Ya sabéis lo que dicen, hay que alejarse de las malas influencias y ésta sin duda es para dejarla muy lejos.

Por cierto, si queréis ver una buena película de terror española Verónica de Paco Plaza os espera en Netflix.