Crítica de ‘La cordillera’

La cordillera es una película llena de buenas ideas pero que están mal explicadas.”

El veterano actor Ricardo Darín interpreta al presidente de Argentina en ‘La cordillera’. Una película que trata de ofrecer una visión interior del mundo de la política, a través de una cumbre entre países iberoamericanos predispuesto a formar una alianza comercial. Una reunión cargada de aparentes buenas intenciones, pero que enseguida se mostrará como un conjunto de interesados buscando sacar el máximo provecho posible.

La película alternará esta trama con la relación entre Darín y su hija con bastante poco éxito. En ningún momento termina de quedar clara cuál es la trama principal y cual la secundaria. Lo que termina dando como resultado dos historias que se pisotean mutuamente, en lugar de apoyarse una en la otra.

critica la cordillera 2
¿Qué tramáis morenos?

La película muestra ideas interesantes. Desde la hipocresía humana, aún más notable en políticos capaz de justificar cualquier acción mediante su propia visión del bien y del mal. Hasta los intereses ocultos, y como estos son, en última instancia, los que mueven el mundo. Sin embargo, no logra reflexionar sobre estas ideas más allá de una forma superficial.

Pero el mayor problema, sin duda, está en la falta de entendimiento de algunas partes de la historia. Secretos que se intuyen, pero nunca se muestran, metáforas incomprensibles o incluso tramas que directamente no se terminan, y se dejan a mitad sin mediar la más mínima explicación al respecto. En definitiva, lo único que consigue es que salgamos del cine con muchas preguntas, pero sin forma de responderla.

critica la cordillera 1
– ¿Tu te estás enterando de algo Elena?

No está mal dejar preguntas sin respuestas. No está mal ocultar deliberadamente aspectos del personaje. Pero estos enigmas deben hacerse con un propósito, un desafío al espectador, una forma de obligarle a pensar. En ‘La cordillera’, los enigmas parecen provenir más de una pésima escritura de guion, que de un reto deliberado. Al final, uno puede adivinar qué es lo que el autor quería mostrarnos, pero más por intuición que por verdadero merito de la narración. De ahí que, pese a las buenas ideas, sea inevitable cierta sensación de producto inacabado.

valoracion de dos y medio sobre cinco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *