Crítica de “La Bella y la Bestia” de 2017

“La Bella y la Bestia” vuelve cargada de magia en una superproducción muy atractiva visualmente.


“Se oye una canción, que hace suspirar y habla al corazón de una sensación grande como el mar…”.

Cuando en 1991 “La Bella y la Bestia” ganó el Oscar a mejor canción y mejor banda sonora, sabíamos que su música nos acompañaría durante mucho tiempo. El clásico de Disney nos trajo una historia de amor, donde los prejuicios y la superficialidad cobraban factura. Una hechicera, haciéndose pasar por mendiga, llevó una maldición a toda una corte. Una maldición que solo cuando el amor verdadero cobrara auténtico sentido podría romperse.

La historia usa la misma fórmula que la de 1991, con una historia y desarrollo de los acontecimientos prácticamente igual que la original. Pero la producción consigue separarse lo suficiente de la versión de animación, adquiriendo un carácter muy propio en aquellas aspectos que las diferencian. Centrándose más en las historias de los personajes y en las relaciones entre ellos, tanto de los protagonistas como de los secundarios.

Además logra atar algunos cabos que en la original quedan sueltos. Quizás prescindibles entonces, pero necesarios ahora. Estamos ante una producción más madura y sobre todo, perteneciente a otra época. Los personajes no habrán cambiado, pero nosotros sí. Y Disney hace tiempo que se ha dado cuenta de ello.

labella y la bestia
-Lo importante hija mía, no es el exterior, es el interior…de la cartera.

“¡Qué festín!¡Qué festín! Una película de postín”

Como el banquete que ofrece Lumiere, la película muestra un despliegue de ornamentos que nos trasladan a un cuento de hadas donde la magia está presente hasta en la cubertería. Los escenarios de la original, se multiplican visualmente  y lo romántico y lo gótico se entremezclan transportándote a un castillo donde todo cobra vida. En definitiva, visualmente espectacular, como un cuadro del que conocemos el resultado pero que disfrutamos con cada pincelada.

Lo mejor de la película vuelve a ser la banda sonora original. Comenzando con “ Belle”, una canción que nos presenta una aldea francesa con el mercado como escenario principal, y los vecinos hablándonos de lo peculiar de la protagonista.“Gastón”, donde el  antagonista es alabado por todos y sobre todo por él mismo, así como “¡Qué festín!” que se convierte en un gran musical donde la cubertería baila al compás. Y claro, por supuesto, la canción principal, “La Bella y la Bestia”, la que nos enamoró hace 25 años y nos vuelve a enamorar hoy en día. Sin embargo,  las canciones creadas exclusivamente para esta ocasión, ni se acercan a la calidad de las anteriores.

la bella y la bestia banquete
Tus cubiertos cuando sales de la cocina.

“Nunca está con los demás, no se sabe a dónde va, nuestra Bella es una chica peculiar.”

Bella es una de las princesas Disney  más conocidas y queridas por el público. Una mujer decidida, apasionada, curiosa y con un libro siempre entre las manos. Disney nos trajo a una salvadora, no a una mujer que necesitaba ser salvada. Emma Watson nos trae la parte más dulce y bondadosa de Bella, aunque no acaba de matizar todos los aspectos de la original. Una mujer con carácter y valiente, que no teme ser la prisionera de una Bestia por salvar a su padre. Algo que Emma Watson no consigue transmitir del todo.

Hablar de la Bestia es complicado, con los efectos especiales ocultando al actor, Dan Stevens,  como la bestia oculta al propio príncipe. Sin embargo, si hay un personaje característico del cuento de Disney, es el antagonista, el mismísimo Gastón. Estamos ante un enemigo diferente; no es un dragón, ni un ogro, ni una madrastra, ni siquiera tiene poderes. Es un hombre presuntuoso y egoísta, egocéntrico y engreído. Un villano alejado de lo que nos había ofrecido Disney hasta entonces; avisándonos de que el peligro puede estar más cerca de lo que pensamos. Y el actor encargado de interpretarlo “Luke Evans“, ha sabido plasmarlo a la perfección.

Los extras tienen más protagonismo en esta nueva versión, con historias y relaciones que van más allá de dar el toque cómico. Además, son interpretados por actores de lujo como Emma Thompson, Ewan McGregor, Ian McKellen, Kevin Kline y Josh Gad.

la bella y la bestia 2
Cuando el amor por los animales va demasiado lejos.

…Nace una ilusión, tiemblan de emoción Bella y Bestia son” 

Y así es como nos hemos emocionado con la nueva producción. Con la ilusión de cuando éramos niños y la esperanza de que guste a los que ahora lo son. Y recordando de nuevo las canciones, el vestido amarillo de Bella, el desparpajo de Lumiere, a Chip haciendo burbujas con el té y sobre todo la lección más importante, que la belleza siempre está en el interior. Y sino, pues a vivir del cuento.

3-5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *