Crítica de ‘La batalla de los sexos’, la igualdad a golpe de saque

 ‘La batalla de los sexos’  jugará en la batalla por los Oscars, pero donde realmente nos gustaría que ganara, sería en la mentalidad de una sociedad cambiante.

En 1973 la conocida y joven tenista Billie Jean King se batió en el terreno de juego contra el ex tenista Bobby Riggs en un partido atípico que se llamó ‘La batalla de los sexos‘. Con más de 30.000 espectadores en directo y una repercusión televisiva de cincuenta millones de espectadores, el partido iba mucho más allá de sus fines comerciales y económicos, y Billi Jean lo sabía y no quería perder la oportunidad de poder dar una lección al mundo entero.

Esta es la historia real, pero la película consigue darle a un simple partido de tenis, el verdadero significado que la valiente tenista Billi Jean quiso trasmitir. Sabía que un partido no lo cambiaría todo para la posición de la mujer en la sociedad, pero son los pequeños pasos los que acaban por mover le mundo. O mejor dicho en este caso, cada tanto conseguido era una avance hacia la igualdad y el respeto.

crítica la batalla de los sexos
‘La batalla de los sexos’ a pulsos

Su contrincante, el también gran tenista Bobby Riggs, aficionado a las apuestas y al espectáculo, vio en esta oportunidad una forma de realzar su fama en los medios y volver a la palestra. Con el machismo como excusa para incitar a Billi Jean a participar, y sus excentricidades como verdadero motor, llegando a hacer comentarios hirientes hacia la mujer que ni siquiera compartía. El problema es que sin ser Bobby Riggs coherente con sus comentarios, en los espectadores se escondían hombres a los que sus palabras incitaban esa desigualdad y la visión de la mujer como ama de casa. La tenista sabía que luchaba contra esa mentalidad, y quiso mostrar al mundo de las mujeres son capaces.

Jonathan Dayton y Valerie Faris, directores de otras fantásticas producciones como ‘Little Miss Sunshine‘ y ‘Ruby Sparks‘, consiguen mantener la lucha y la tensión , así como la motivación de las protagonistas de principio a fin de la película. Hacen que vivas con intensidad cada momento y te pongas en sus carnes para ver en la victoria el único camino hacia ese cambio social.

crítica 'La batalla de los sexos'
‘La batalla de los sexos’ real

No solo la competición llena el argumento de la película, también el amor llega a la vida de Billi Jean, quién descubre su verdadera sexualidad por medio de una joven peluquera, en una de las escenas más bonitas  y delicadas mientras le corta el pelo y le cambia el peinado. Una nueva batalla contra la tradicional mentalidad de la sociedad americana, contra la que Billi Jean sigue luchando hasta hoy en día

Emma Stone está brillante. Si ya había conseguido conquistar al público y a la crítica con La la land, ahora vuelve a demostrar por qué su Osar es tan merecido. Emma Stone desprende verdad, fuerza y decisión además de simpatía, frescura y optimismo. Por  otra parte tenemos a Steve Carell, donde su exagerada actuación está justificada por el propio sujeto al que representa, pero muestra que es un gran actor en los momento en los que el personaje da lugar a la persona. Sin duda, una elección de casting formidable.

‘La batalla de los sexos’ es una película emocionante y necesaria. Que aparece en un momento ideal para que nos demos cuenta como cada pequeña victoria mueve el mundo, y que la normalización de ciertas conductas no suponga una excusa para rendirnos, porque el cambio está en nuestras manos. ‘La batalla de los sexos’  jugará en la batalla por los Oscars, pero donde realmente nos gustaría que ganara, sería en la mentalidad de una sociedad cambiante.

3-5


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *