LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Crítica ‘JOJO RABBIT’ de Taika Waititi: cosas nazis

| por
4

Parece que hemos vuelto a la época en la que tenemos que concienciar de que el fascismo es malo, como si la historia no fuera suficiente recordatorio. Y justamente esta semana se estrena JoJo Rabbit, la nueva película de Taika Waititi en la que un niño tiene de amigo imaginario al mismísimo Hitler, que no es otro que Taika Wititi disfrazado con bigote y con peinado relamido hablando con acento alemán.

Jojo Rabbit nos sitúa al final de la Alemania Nazi y nos presenta a un niño influenciado por las ideas del nazismo hasta el punto de aceptarlas como su propia Biblia. Aunque claro, estamos hablando de un niño descubriendo cómo funciona el mundo, no de políticos con estudios diciendo que ellos eso de ser antifascistas se lo dejan a otros.

Pero con la ideas asentadas como si fueran la verdad y nada más que la verdad, el mundo del pequeño cambiará cuando conoce a alguien que le hace replantearse su propio punto de vista. Así descubre que los judíos no son esa especie de vampiros con garras y sed de sangre con los que le han lavado la cabeza (al igual que más de uno necesita aprender que los inmigrantes no vienen a delinquir y quitar trabajos), demostrando una vez más que la ignorancia y la falta de empatía son los principales problemas del mundo.

Taika Waititi como Hitler y Roman Griffin Davis como mini-Dolera

JoJo Rabbit es una «feel good movie con nazis», si tal término puede existir. Y es que es una película entrañable donde la humanidad acaba ganando la batalla. Y aunque tiene parte de comedia es más inocencia del niño y ver a Waititi haciendo el canelo lo que la hace divertida; pero por encima de todo es entrañable y muy humana.

El niño, una versión infantil y masculina de Leticia Dolera, es una auténtica ricura, lo que ayuda a que conectes más desde el principio, incluso cuando quiere ser un nazi ejemplar. Pero a la vez que va abriendo su mente también nos sentimos más unidos con él y reaccionamos a sus propios dramas. Por cierto, si Scarlett Johansson ya había estado maravillosa este año en Historia de un Matrimonio, no os podéis perder su papel en JoJo Rabbit haciendo de madre luchadora, alguien que intenta darle color al drama y sentido al sinsentido. Y por cierto, una gran maestra de atar cordones.

En definitiva, que vayáis a ver JoJo Rabbit porque de vez en cuando hay que salir de la burbuja en la que vivimos encerrados para conocer lo que tenemos alrededor, hay que abrirse a lo desconocido y replantearse hasta qué punto lo que creemos es correcto. Y ante todo hay que rechazar el fascismo, eso amigos, siempre. Si no lo hacéis por mí, hacedlo por el hecho de que Taika Waititi se haya vestido de Hitler para dejároslo claro.

Comparte el artículo si te ha gustado