Crítica de ‘John Wick: pacto de sangre’

“‘John Wick: pacto de sangre’ es una película a semejanza de su protagonista. Porque tiene carisma, rebosa estilo y, sobre todo, porque nadie más sabe hacer tan bien su trabajo.”


La película empieza con un motorista huyendo a toda velocidad. En seguida nos damos cuenta de que un coche le está siguiendo. Tras una frenética persecución, el coche por fin le da alcance y la moto acaba en el suelo. El coche se para, la puerta se abre y de él sale un hombre. La cámara enfoca al suelo, así que solo vemos sus zapatos. Sin embargo, sabemos perfectamente de quién se trata: John Wick vuelve a escena.

“The Boogeyman” vuelve en ‘John Wick: pacto de sangre’. La esperada segunda parte de este asesino de élite de fama mundial, que intenta retirarse del negocio para vivir una vida tranquila. Pero, al igual que en la primera entrega, los problemas no tardarán en surgir. Y el implacable sicario se verá obligado a abandonar su retiro para volver a hacer lo que mejor se le da.

crítica John Wick 1
-¿Quién dijo que Keano Reeves no daba la talla?

Dicen que si algo no está roto, no intentes arreglarlo. Y ésta parece ser la premisa que ha seguido Chad Stahelski para realizar ‘John Wick: pacto de sangre’. Una secuela que nos trae más de lo mismo, dicho sea esto en el mejor de los sentidos posible. Pues la película no solo mantiene los mejores aspectos de la original, sino que los potencia al máximo.

Una saga donde todos los clichés de asesinos se unen para dar lugar a personajes fríos, calculadores, y de habilidades prácticamente sobrehumanas; y a escenarios alejados de todo lo que conocemos, con una cuidada y original estética que consigue dar cabida a protagonistas tan sangrientos como elegantes. Un universo llevado hasta el extremo, pero que en conjunto funciona de maravilla.

crítica john wick 2
– Tu perro no está muerto, está en Matrix.

Pero ante todo ‘John Wick’ es acción, y de la mejor clase. En un tiempo en el que las películas de acción se han convertido en un amasijo frenético de cortes de plano, explosiones y caos para el espectador; nuestro asesino favorito nos trae unas escenas de acción que son pura artesanía. Combates perfectamente coreografiados que convierten las peleas en una danza. En la que cada muerte parece rimar con la anterior, para dar lugar a una sinfonía que convierte la violencia en una auténtica obra de arte.

Está claro que no es una película para todo el mundo. Su violencia puede resultar excesiva, y su trama requiere un espectador predispuesto a pasar por alto ciertas lagunas para centrarse en disfrutar. Pero en cualquier caso, se trata de una película destinada a hacer disfrutar por completo a los aficionados al género. Y es que ‘John Wick: pacto de sangre’ es una película hecha a semejanza de su protagonista. Porque tiene carisma, porque rebosa estilo y, sobre todo, porque nadie más sabe hacer tan bien su trabajo.

puntuación de 4 sobre 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *