La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Crítica de ‘Isla de perros’ de Wes Anderson: una carta de amor a los amigos fieles

‘Isla de perros’ es una nueva genialidad de Wes Anderson, que hace del stop-motion un recurso ilimitado de talento y de los perros los protagonistas más simpáticos de la gran pantalla.

Un estudio reciente ha demostrado que la relación de un perro con su dueño es como la de un una madre y su hijo durante la lactancia. A través de la oxitocina, la hormona del amor, mirándose fijamente a los ojos, consiguen una complicidad única que se alimenta cada vez que vuelven a hacerlo. Estamos hablando de una relación muy especial que solo comprenderán realmente aquellos que hayan tenido un compañero fiel al lado alguna vez en sus vidas.

Por eso no nos extraña que Wes Anderson haya querido convertir su nueva obra en una abierta carta de amor a los amigos de cuatro patas. Su historia nos traslada a un Japón distópico donde una enfermedad trasmitida por los perros hará que todos sean extraditados a una isla contenedor para evitar el contagio en humanos. Pero cuando un niño, alejado de su amigo canino, llega a la isla en su búsqueda, comenzará una aventura para recuperarlo y llevarlo de vuelta a casa.

isla de perros 3
Isla de perros de Wes Anderson

Lo que consigue Isla de Perros con el Stop-Motion es pura genialidad. Hace de unas  pequeñas marionetas, una fuente de recursos ilimitados donde el talento fluye con cada nuevo y sorprendente efecto. Desde los diseños de los perros, las explosiones, las peleas envueltas en algodón; a los escenarios de aventura, que hacen de la basura curiosamente un escenario apocalíptico y magnético.

La película tiene su propio ritmo. Relato pausado al comienzo cuando los perros son los protagonistas y precipitado en su parte final, al ser relevados por los humanos como el centro de atención . Pero no es una casualidad ni un error, sino una forma de dejar clara las prioridades.

isla de perros
Isla de Perros de Wes Anderson

Además está acompañado por un humor simple pero efectivo que juega con la narrativa adulta pero a la vez sacando la verdadera naturaleza de sus personajes para conseguir los gags más simpáticos. Aunque los perros se expresen como sacados de las obras de Shakespeare, siguen siendo animales envueltos en pulgas, esperando a que les lances el palo para ir a recogerlo. Y aunque un niño de doce años sea capaz de pilotar una avioneta y saltar en paracaídas, sigue siendo un crío que no desaprovecha la oportunidad de tirarse por un tobogán.

Imaginativa, simpática y una mezcla adulta e infantil donde  Wes Anderson se encuentra en su propio terreno. Una película en la que cada detalle cuenta, y sino solo hay que atender al título en ingles ‘Isle of dogs‘, que curiosamente suena como ‘I love dogs’. ¿Casualidad? No, una señal más de que nada pasa al azar en la cabeza de un genio.

3-5


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *