Crítica de ‘El hilo invisible’, de Paul Thomas Anderson con Daniel Day-Lewis

‘El hilo invisible’ es una obra de arte capaz de sumergirnos en su espiral autodestructiva, mientras observamos como la enfermedad sirva de cura para dos personas que se quieren a su manera.

Paul Thomas Anderson (The Master, Pozos de Ambición) nos muestra con su último trabajo un amor tóxico, dependiente y enfermo, pero a la vez romántico y único. Una enigmática mirada al mundo de las relaciones que bebe del cine clásico pero sabe desmarcarse y contar una historia rompedora, con un hilo invisible que logra conectar polos opuestos.

Cuando el aclamado modista Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis)  conoce a Alma (Vicky Krieps), la convierte en su musa instantáneamente. Pero su vida vida regida por normas y costumbres se ve alterada con su presencia, y las confrontaciones tornarán su vida en un juego oscuro donde el amor más puro quedará teñido por la egolatría y la dependencia.

el hilo invisible paul thomas anderson danis day lewis
Daniel Day Lewis y Vickey Krieps en ‘El hilo invisible’

Todo comienza con la cámara entrando en una casa regida por el orden, la metodología y la perfección. Un hogar donde Reynolds Woodcock se siente dueño y señor de todo lo que ocurre de puertas para dentro. Lo vemos como un director de orquesta que no permite que nada se descontrole, ya sea un pequeño zurcido, el ruido al untarse unas tostadas o el horario de su paseo nocturno.

Pero Alma comenzará a salirse de esa ecuación perfectamente formulada. Y a pesar de que en su primer encuentro la conexión es repentina, las diferencias entre ellos se harán patentes en seguida.  Woodcock tratará de hacer que ella ella se convierta en un maniquí a merced de sus deseos. Ella parece sumisa a una situación atípica y condescendiente con sus peticiones,  pero con el tiempo su verdadera personalidad aflorará de forma tan sorprendente que hará que la historia gire a su favor.

Dany Day Lewis está fantástico para variar, y aunque no sea el papel más complejo que haya interpretado, es sin lugar a duda un excelente trabajo con el que concluir su carrera y por el que ser recordado. Además los parecidos entre actor y personaje son indudables. La autoesigencia del artista que busca la perfección en su obra, desgastándose con el propósito de hacer que su trabajo brille. Por su parte la desconocida Vicky Krieps, da la chispa perfecta a Alma, con los arranques de naturalidad y frescura que se buscan en el personaje. Y esa mirada cálida y enigmática, que esconde una complejidad incapaz de ser descubierta con solo un vistazo.

el hilo invisible paul thomas anderson danis day lewis
Vickey Krieps en ‘El hilo invisible’

Otro gran acierto junto con el reparto es que ‘El hilo invisble’ esté centrada en el mundo de la moda, respirando ese aura de exigencia y perfecciones que se enlaza con con la imaginación, el talento y la originalidad. Y es que la película es una fuente de contrastes donde percibimos el enfrentamiento constante entre la juventud y la madurez. La tradición y el costumbrismo frente a la nueva ola que hace que los ‘chick’ desbanque a lo clásico.

‘El hilo invible’ parte a los Oscars con 6 nominaciones entre las que destacad mejor película y mejor director. Y es que Paul Thomas Anderson ha creado una obra de arte capaz de engancharte con su espiral autodestructiva, haciendo que la enfermedad sirva de cura para dos personas que se quieren a su manera.

4 claquetas


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *